Clérigos, curas y abades

3
0303a9d4429bfcc705188093adb8995b.jpg

Castelao:¡Hai que casarse!, 1912. Acuarela sobre papel. 39 x 40 cm. Colección particular

El clérigo en la aldea gallega es de presencia inevitable. No fueron todos bien vistos, por supuesto, pues de clérigos hubo muchas castas y sus formas de acercarse a los parroquianos fueron bien distintas. Teníamos desde el capellán del pazo, que gastaba esclavina y mantenía la distancia con el populacho, hasta el clérigo más humilde y conocedor de la pobreza campesina que ejercía una gran labor de educador, confidente y predicaba con el ejemplo.

En aquellos años, la influencia de los curas en la parroquia y concello era evidente. El siguiente texto está extraído del libro “Galicia no recordo” del pontevedrés Fernando Lorenzo Rey, nacido a principios del s.XX. En él expone lo que recuerda de los curas de su parroquia:

Como médicos, avogados, farmacéuticos, etc., etc., habíanos bos e malos. Así que só vou lembrar algúns dos bos.

Nas aldeas, os curas, máis que polo seu nome, coñecíanse, e chamábaselle polo nome da parroquia que rexentaban. Así que en vez de Don Manuel, Antón ou o nome que fora, dicíanlle Figueroa, Pedre, etc., etc.

E houbo un en Cercedo, Don Fernando García Leiro, que foi un verdadeiro santo. Este home, á parte de dedicarse á ensinanza, pola que se pode dicir lle custaba o dobre do que cobraba, a verdadeira ilusión del era poder rematar o asilo de anciáns que comezara, ó que lle dedicou non só todo o seu traballo, senón ata a última cadela que caía nas súas mans. A tal chegaba a súa caridade que, un día dun mes de febreiro, con temperatura ó redor dos cero graos, se encontrou cun pobre aterecido, por ter os pantalóns rachados. Sen dicir verba, subiuse a unha xesteira que alí había, sacou os seus pantalóns, que levaba debaixo da sotana, e deullos ó pobre, seguindo el o seu camiño aguantando o frío.

Outro tamén moi bo foi D. Erundino, de Quireza. Este home, que vivía coa súa nai, no só se desvivía polos seus fregueses, facéndose cargo dos problemas que tivesen, senón que tampouco cobraba polos seus servicios.

Case todas as festas alí eran feitas por unha comisión de mozas ou mozos. E, cando ían xunto del para preguntarlle cánto tiñan que xuntar para a Igrexa, a resposta era sempre a mesma. Preguntáballes: ¿e logo, xuntastes moito? Pois preocupádevos pola música e os foguetes, que da Igrexa ocúpome eu. Pagando do seu peto ós outros curas que chamaba para a misa.

Ía unha parella preguntarlle cánto lles cobraba polas amoestacións e o casamento, e dicíanles: e logo, ¿querédesvos moito? Eso é o que importa. Preocupádevos polo banquete e as demais cousas, que da Igrexa ocúpome eu. E nada lles cobraba.

Case non había mes que non tivera que ir a Pontevedra, e non polos seus problemas, senón por ver se arranxaba os de algún fregués, correndo el con todos os gastos e, moitas veces, incluso cos do fregués. O caso é que o dono do autobús, como lle quería ben, sempre lle gardaba un sitio diante con el, e unha e outra vez pedíalle que lle deixase ese sitio á súa naiciña, que sempre o acompañaba, el ía para riba e ata colgado na escada, pois non permitía que ningúen lle deixara o sitio.

Coñecín outro, ben plantado. Bo mozo. Presto sempre para correr a farra que fora. El decíalle ós amigos que, da porta do adro para dentro, era cura, e alí non toleraba bromas de ningunha clase. A tal punto que, un día, un amigo, eu diría mal amigo, lle faltou ó respecto e, sen pensalo dúas veces, zorregoulle unha labazada.

Sabendo os outros curas da bisbarra que sempre estaba na primeira fila para correr calquera farra, e como era o único que tiña coche, un día dunha festa, propuxéronlle ir de farra a Pontevedra. Sen máis xa aceptou e corría cos gastos do coche. Pero ó chegar a un sitio chamado A Velera, un dos curas foise da lingua e díxolle que eles ían a Pontevedra, non de farra, senón para denunciar a un íntimo amigo del. Escoitar o nome do amigo e pegar un freazo que o que ía detrás case sae disparado por riba da capota, e, todo foi un, ó tempo que se baixa do coche, saca o cachorriño, e, apuntando ós dous, dilles: ata aquí a viaxe foi de balde. Pero, de aquí en adiante cóstavos a cada un  vinte pesos. E como lle tiñan medo, pois sabían que era capaz de zorregarlles un tiro, sacaron as carteiras e déronlle as cen pesetas, cada un. Cando os levou, sen lles decir verba. Deu a volta, e foi xunto ó amigo a decirlle o que pasara e para que lle perdoase, pois o levaron enganado.

O curioso do caso é que a denuncia reverteu sobre os dous cregos, pois un deles era moi nervioso e, ó escoitar as infamias que o outro lle dixo ás autoridades, saltou como un resorte e contou toda a verdade do caso.

Coido que moito do desagrado que había entre algúns fregueses e os curas viña da realidade de que os curatos teñen as mellores terras e as máis grandes. Esto débese moito a que esas terras dos Igrexarios, cando morre un cura, non se parten e reparten como nas herdades. Pero en xeral, o pobo galego era moi respectuoso cos seus curas, que, xunto co médico e boticario, formaban a triloxía, en certo xeito, dos homes que dominaban o concello.

Lo cierto es que la figura del cura influyó para bien o para mal en la vida de sus feligreses. De él reciben los sacramentos en la iglesia, con él celebran las mismas fiestas patronales y a través de él reciben sepultura en el mismo cementerio. A él acuden cuando se encuentran aquejados de enfermedades espirituales (incluso corporales), y le piden consejo, mediación ante problemas de convivencia con otros vecinos.

Preguntando a los alumnos de MEMOGA, muchos relataban y recordaban los diezmos que se les pagaban para el mantenimiento del culto. Por ejemplo, en Carnaval, durante la Cuaresma o para el precepto se acostumbraba a llevar huevos al cura. También se le ofrecía algún ferrado de grano, y en general alimentos. No sólo se mimaba al párroco en algunos casos: una alumna contaba que el cura de su parroquia tenía un cerdo que dejaba libre y caminaba a sus anchas por la aldea.  Cuando los vecinos lo veía venir decían: ¡Dad de comer al cerdo del cura! De esta manera, el párroco se aseguraba una buena pieza de cara a la matanza.

José (Vilasantar, 1948) desde el Centro de Pontevedra, nos relata sus recuerdos sobre la figura del cura:

Aunque la figura del párroco rural siempre despertó un profundo sentimiento de respeto entre la mayoría de sus feligreses, también ha sido blanco de numerosas críticas y bromas por sus relaciones secretas con alguna de sus vecinas o criadas. Por supuesto, no existen estadísticas que nos den luz sobre la cantidad de niños nacidos tras este tipo de relaciones, pero la historia nos deja algún ejemplo como el de la mismísima escritora Rosalía de Castro, que fue hija de un sacerdote.

Las canciones populares también nos ofrecen algunas estrofas de carácter, digamos, picante. A continuación tenéis el enlace de una buena recopilación de Cantares de la Sierra do Caurel. La número 15, en concreto, es el romance de ciego “Do cura e maila criada”:

Además de la mala fama de “debiles” en lo tocante a las tentaciones de la carne y la comida, los curas despertaban otras desconfianzas. Y de estas nuevas desconfianzas se hicieron no pocos cuentos y rumores. El siguiente ejemplo es uno de esos recuerdos que se conservan desde la más tierna infancia. Encarna (Pontevedra, 1934), desde el Centro de Pontevedra comparte con nosotros un cuento que le explicaba su padre y que tenía que ver con el hambre que pasaban los curas y con las soluciones que le ponían a este terrenal dilema:

 

Leyendo “Los pazos de Ulloa” de Emilia Pardo Bazán, podréis encontrar ejemplos muy atractivos de las costumbres de la Galicia de finales del XIX y principios del XX. A propósito de este tema, me ha parecido interesante transcribir  aquí unas lineas que describen como era la vida de un párroco de montaña según nos dejó plasmado Pardo Bazán en su libro:

“Es una parroquia de montaña, más montaña que los Pazos, al pie de una sierra fragosa, en el corazón de Galicia. No hay en toda ella, ni en cuatro leguas a la redonda, una sola casa señorial; en otro tiempo, en épocas feudales, se alzó, fundado en peñasco vivo, un castillo roquero, hoy ruina comida por la hiedra y habitada por murciélagos y lagartos. Los feligreses de Julián son pobres pastores: en vísperas de fiesta y tiempo de oblata le obsequian con leche de cabra, queso de oveja, manteca en orzas de barro. Hablan dialecto cerradísimo, arduo de comprender; visten de somonte y usan greñas largas, cortadas sobre la frente a la manera de los antiguos siervos. En invierno cae la nieve y aúllan los lobos en las inmediaciones de la rectoral; cuando Julián tiene que salir a las altas horas de la noche para llevar los sacramentos a algún moribundo, se ve obligado a cubrirse con coroza de paja y a calzar zuecos de palo; el sacristán va delante, alumbrado con un farol, y entre la oscuridad nocturna, las encinas parecen fantasmas… […] Y así pasa el tiempo, uniformemente, sin dichas ni amarguras, y la placidez de la naturaleza penetra en el alma de Julián, y se acostumbra a vivir como los paisanos, pendiente de la cosecha, deseando la lluvia o el buen tiempo como el mayor beneficio que Dios puede otorgar al hombre, calentándose en el lar, diciendo misa muy temprano y acostándose antes de encender luz, conociendo por las estrellas si se prepara agua o sol, recogiendo castaña y patata, entrando en el ritmo acompasado, narcótico y perenne de la vida agrícola, tan inflexible como la vuelta de las golondrinas en primavera y el girar eterno de nuestro globo, describiendo la misma elipse, al través del espacio…  (Los Pazos de Ulloa, 1886. Emilia Pardo Bazán)

Si bien la vida de un cura de montaña, en la época de Emilia Pardo Bazán, pudo ser tal como describe en su novela, la vida de un cura de montaña, en la Galicia actual o reciente podría ser como la que se contempla en el siguiente video. El documental se grabó en el año 2007 y en él se entrevista a Anxo, o cura das Nogáis (Lugo).

 

¡Mira que eres linda!

0

Moza na romería de San Fins de Castro. Ca. 40-50 Foto: José Vidal. Fuente: María Jesús Vázquez. Grupo de Facebook «Ollar Galicia»

Aunque la belleza sea algo que todos consideramos cosa fácil de identificar, el asunto no es tan sencillo como parece. Y es que lo que unos consideran bello, otros lo pueden considerar aberrante.

Si miramos en el diccionario qué es el “canon de belleza”, leeremos algo así como: “conjunto de características que una sociedad considera convencionalmente como hermoso o atractivo, sea una persona o un objeto”. Lo más curioso de todo ello es que el canon de belleza es distinto según la cultura, y aún dentro de ella, según la época histórica a la que pertenezca.

Para comprobar cómo ha cambiado el canon de belleza en nuestro cultura solo tenemos que pasearnos por un museo donde haya pinturas anteriores a nuestro siglo. Por ejemplo, si vamos al Prado y vemos “Las tres gracias” de Rubens podemos comprobar que en el s.XVII la hermosura femenina era más apreciada cuando una mujer era boluminosa y entrada en carnes.

lastresgarcias

“Las tres gracias”, pintura de estilo barroco de Pedro Pablo Rubens, 1636-1639

Cuatrocientos años después, en pleno s.XXI, si escribimos en el buscador de Google: “mujeres guapas” seguramente esta no sea la primera imagen que aparezca. Podríamos hacer la misma prueba con el género masculino y comprobaríamos que las diferencias también son evidentes.

Pero no hace falta dar un salto de cuatro siglos para encontrar diferencias. Si preguntamos a los alumnos de MEMOGA podremos comprobar que, cuando les tocó ser jóvenes y fijarse en el sexo contrario, las cosas que se valoraban eran significativamente diferentes a las que se valoran hoy en día. Esta es la conversación que se generó en el centro de Lugo, cuando les pregunté sobre cual era el canon de belleza femenino y masculino en la época que les tocó “mocear”:

 

Para propiciar recuerdos en esta materia, además de realizar las preguntas pertinentes, eché mano del tomo “Los ritos sociales de la Galicia tradicional” de la Gran Biblioteca temática de Galicia donde se dice lo siguiente sobre la belleza masculina y femenina:

Para ellos, el ideal de belleza lo representaba la mujer de piel blanca, mejillas rosadas y de cuerpo no excesivamente delgado, pero con una estrecha cintura:

“Eres branca como o leite,

vermella como o coral;

delgadiña da cintura

como unha dama real.”

Las virtudes que más se apreciaban eran la de ser trabajadora, discreta y que supiese cocinar.

En el hombre también se valora la piel blanca, así como que sea trabajador, valiente y honrado. Mientras tanto, aquellos económicamente débiles, o los que tenían defectos físicos que le impedían trabajar no eran queridos por las muchachas. Lo que no se perdonaba era que fuese vago:

“Adiós, miña miniña,

terra fría non da pan;

vale mais quedar solteira

que casar cun balandrán.”

Sean rubi@s o moren@s, hablar de este tema con las personas mayores es un buen recurso que genera un gran abanico de recuerdos positivos y que nos permiten conocer una faceta desconocida de ellos. ¿A quién no le gusta hablar de viejos amores?

 

Cantares de ciego

0
img_20180815_15043468863903.jpg

(Foto: Benedicto Conde González “Bene”, 1960)

Antes de que en las ferias existieran las tómbolas, las casetas de tiro, los puestos de algodón de azúcar y los autos de choque. Mucho antes de todo eso, las ferias eran, igual que ahora, un lugar para pasear, entretenerte y salir de la rutina. En las ferias se acudía a comerciar (comprar o vender) pero también a relacionarte con el vecino y a ponerte al día de las noticias de aquí o de allá hablando con este o aquel.

Cuando no existía prensa rosa, ni periódicos de sucesos, el cantar de ciego era uno de los medios que había para enterarte de sucesos insólitos, de episodios truculentos que podían ponerte los pelos de punta. Era como ir al cine a ver una película de miedo pero con más dosis de imaginación.

Para los ciegos era una forma de ganarse la vida (era como la ONCE de hoy en día), y acudían de feria en feria, recitando sus poemas de raíces populares, similares a los romances medievales. Es lo que ha venido a llamarse literatura de cordel.

Acompañados de un violín, un acordeón o una zanfoña y ayudados por sus mujeres o lazarillos, vendían unos pliegos donde poder leer (quien supiera) aquellas historias que luego podían explicarse de boca en boca junto al calor de la “lareira”.

En la imagen del post, perteneciente a “Bene” se puede intuir en el papel el título del documento que está distribuyendo la mujer del invidente (“A tu vera”). Es de suponer que en 1960, era cuestión de adaptarse o morir, sustituyendo aquellas historias que ya se podían conocer en otros medios, por un contenido más interesante para el público que acudía a las ferias.

En el Centro de Ourense, la señora Corona (Abavides, 1942) comenzó a recitarme uno de esos cantares que recordaba de haber escuchado y que después pude transcribir en su totalidad. Es interesante leer al final la moraleja del episodio. También os recomiendo escucharla en persona recitando los primeros versos al final de post.

“En términos de Gerona cerca de tierra francesa

verán lo que ha sucedido con un hombre en una venta.

Un día al amanecer un caballero llegó

montado en su caballo y allí se hospedó.

Metió el caballo en la cuadra y a la cocina pasó

y con los dueños de casa se pone en conversación.

Componía esta familia de esta solitaria venta,

un matrimonio y dos hijas y que eran dos niñas pequeñas.

Conversando el caballero les dijo que iba a la feria,

a comprar un par de mulas para llevar a su tierra.

El hombre de buena fe les contaba su secreto,

mientras que ellos pensaban en robarle el dinero.

Tan pronto como cenaron pronto se fue a acostar,

porque el buen caballero deseaba madrugar.

No sabía el pobre hombre que dentro de aquella venta,

la muerte le esperaba por la maldita moneda.

Y mientras el pobre hombre tranquilo se acostaba,

el marido a su esposa de esta manera le hablaba.

Es mejor asesinarlo para quitarle el dinero

y lo enterramos en la huerta para no ser descubiertos.

Yo me voy a hacer el hoyo mientras se queda dormido

dijo el marido a su esposa llevado por el egoísmo.

Tan pronto como termine subo a la habitación

y después de darle muerte lo tiro por el balcón.

Tú lo coges en seguida y arrastrándolo lo llevas

y lo metes en el hoyo y le echas bastante tierra.

Volvamos al caballero que solo en la habitación

el pobre estuvo escuchando toda la conversación.

 Él en vez de acostarse al momento se prepara

de una buena pistola que él consigo llevaba.

Tras de la puerta a pie firme varias horas se pasó

esperando al asesino con energía y valor.

A las dos de la mañana por fin el ladrón llegó

en vez de encontrar dinero con la muerte se encontró.

Tan pronto abrió la puerta el caballero valiente

dos tiros le disparó que le causaron la muerte.

El caballero al momento en sus brazos lo estrechó

y como el tenía dicho lo tiró por el balcón.

La mujer que lo esperaba con energía y valor

en el hoyo que él hiciera a su marido enterró.

El caballero al instante baja de la habitación

coge el caballo en la cuadra y de la venta marchó.

Tan pronto salió el día el hombre llegó a Jilguera

declara lo sucedido y a la justicia se entrega.

Volvamos a su mujer que al terminar su faena

llamaba por su marido pero éste no le contesta.

Pasea toda la casa y en ella no lo encuentra

tan solamente sus hijas que duermen sin darse cuenta.

Al verse sola en la casa se dijo llena de pena

este tunante se fue con toda esa riqueza.

Al otro día siguiente un coche para a la puerta

del que baja la justicia diciendo de esta manera:

Llame usted por su marido que queremos su presencia

queremos hablar con él cosas que le interesan.

Mi marido no está la pobre mujer contesta

desde ayer falta de casa yo no sé donde se encuentra.

Venga usted con nosotros vamos a mirar a la huerta

que allí enterraron a un hombre según tenemos sospecha.

Empezaron a excavar y muy pronto apareció

y al ver que era su marido la mujer se desmayó.

Vuelta en su conocimiento le toman declaración

y llorando amargamente su engaño confesó.

A la cárcel fue llevada y clausurada la venta

y a las niñas las metieron en una beneficencia.

Así termina la historia de esta familia egoísta

que por querer lo ajeno halló su propia ruina.”