Bailes con “permite”

0

Foto: Xosé Vázquez “Rizo”

El baile con “permite” era una modalidad de baile donde existía la norma tácita de que se tenía que ceder la pareja en mitad del baile si así lo solicitaba el interesado. Vendría a ser algo parecido a estas reuniones para conocer gente que se hacen ahora en la que vas intercambiando cada poco tiempo tu interlocutor.

Es de imaginar que en estos bailes surgieran conflictos y malentendidos cuando el chico no quisiera ceder a su pareja a cualquier desconocido o cuando ella no quisiera soportar a un nuevo bailador.

Si la gente no aceptaba la norma, la disputa estaba asegurada. Así me lo explicó Josefa de Ourense (1921) cuando su hermano, que bailaba con ella, no quiso ceder el baile a un chico que así se lo pidió. Llegaron a las manos y finalmente fue ella la que le propinó tal manotazo al interesado que le tiró el sombrero al suelo. Según Josefa, aquella fiesta acabó con la clausura del baile por parte de la Guardia Civil y su hermano encerrado en los calabozos.

En la audición de MEMOGA, Jesús (A Coruña, 1942) y Divina del Centro de Lugo nos explican sus experiencias en este tipo de bailes:

“Eso lo he vivido, la verdad es que me extraño, he participado en el tema y todavía hoy me río. A mí me utilizaban de comodín. Había un chico que estaba enamorado de una chica y lo que se decía, si iba un tercero a pedirle le tocaba el brazo y decía: ¿permite? y tenía que dejarle la chica. Había una normativa. Dentro de la misma pieza un señor no podía ir dos veces a la misma chica. Podía ir este, este, el otro y eso, pero una persona dos veces no podía ir. Entonces aquel chico que estaba enamorado, me decía: vete tú y sácala y luego se la cedía a él. Eso daba origen a muchos problemas.”