Premoniciones de muerte

0

Virxilio Vieitez. (c.a) 1960.

Si hay algo que está en peligro de extinción en nuestra cultura gallega es esa forma tan especial que teníamos de enfrentarnos a la muerte. La despoblación de las zonas rurales y por tanto de un estilo de vida comunitario ha contribuido sin duda a esta pérdida. También lo ha hecho un cambio de mentalidad en la sociedad, motivado por los avances en la medicina y por la pérdida de creencias de carácter religioso. Hemos conseguido con el tiempo silenciar a la muerte, alejarla de nuestro lado, ignorarla. Y cuando llega, porque siempre llega, nos resistimos a mirarla a los ojos y le desviamos la mirada, aterrados por lo que sentimos, pues en ningún momento nos hemos preparado para recibirla.

En la Galicia Rural del siglo pasado es donde encontraremos los últimos vestigios de este peculiar mecanismo de defensa elaborado por una sociedad y cuyos principales beneficiarios eran sus propios integrantes. Aún existe quien puede recordar como era aquella forma de vivir y aquella forma de morir.

De hecho, se podría decir que en aquella Galicia, la vida y la muerte coexistían. Los vivos y los muertos danzaban en un mismo escenario, en la vida cotidiana. Podías estar caminando tranquilamente en dirección a la feria y ser sorprendido en una encrucijada por la visita de alguien del otro mundo o recibir una señal que te anunciara un tránsito inevitable.

De señales vamos a hablar en esta entrada. Para ello, como viene siendo habitual, contaremos con las conversaciones de los alumnos de MEMOGA, y también con la transcripción de testimonios que relataron su experiencia al antropólogo Marcial Gondar Portasany. Esos testimonios están recogidos en su libro “Romeiros do Alén”.

Las premoniciones o señales son interpretaciones de una información que nos llega por los sentidos y que nos anuncia un hecho futuro. Existen tantos tipos de premoniciones como cerebros estén dispuestos a interpretarlas, pero a la hora de preguntar a los mayores por ellas, siempre hay algunas que se repiten y que han ido transmitiéndose en la sociedad hasta formar parte de un conocimiento colectivo. Entre estas encontramos, por ejemplo, el olor a cera, un tañer de campanas determinado, un pájaro negro sobrevolando, una gallina que cante como un gallo, un perro aullando… Aparentemente son hechos cotidianos, situaciones a las que no deberíamos dar la mayor importancia pero, sin embargo, se convierten en señales.

De esto hablé con los alumnos del Centro de Ourense.  En el siguiente corte de audio, podréis conocer que rezando a San Pascual Baylón todos los días este te avisará antes de morir dando tres golpecitos, que los cuervos y las urracas suelen traer malos augurios, que puedes sentir un malestar inexplicable en medio de la noche cuando un familiar cercano está en tránsito a muchos kilómetros de distancia, que las gallinas, si cantan como gallos, están anunciando una muerte, que las campanas según toquen pueden también estar dando una señal, de la misma manera que ruidos inexplicables:

 

A continuación veremos más ejemplos de señales extraídos del libro de Marcial Gondar. En el siguiente testimonio, se habla de los cuervos, negros pájaros carroñeros que siempre se relacionaron con la visita de la muerte. Cuando uno de estos aparecía, se solía decir que el pájaro pedía plato:

“Unha vez estábamos na praia collendo argazo eu mais miña irmán Dionisia-esto foiche verdá como estamos aquí-, e nesto veu por alí o señor José de Coros, que viña a ver como lle estaba o barco. E díxonos:

-Buenas tardes, fruta de mi tiempo.

E nosoutras éramos pícaras e el home vello. E no palo dun dos barcos que estaban alí había un corvo que berraba. E dixo o tío José:

-¿Non sabedes que pide aquel corvo?

-Eu non sei, tío José, ¿que hei saber?

-Pide plato, pero eu non llo dou.

-¿Que pide que?

-Cando os corvos fan así, piden plato; logo morre alguén. Pero vaino comer o demo, que eu non llo dou; pódello dar calquera. Xa veredes que logo morre alguén.

E pró outro día, ás doce, víñamos nosoutras da veiga, as que estábamos alí, ás que nos contou o conto, e oímos chorar. Cando chgamos á casa, dixémoslle á mamá:

-Mamá, no Sixto choran.

-¿Choran?

-Choran.

-Pois ide a ver quen é o que chora.

Dionisia non quixo ir, e fun eu. E estaban: ¡Ai, José! ¡Ai, mi madre! ¡Ai, mi padre! ¡Ai, José! Eu fun chegando, fun chegando, e era na casa de Coros. O que nos dicía que o corvo pedía plato estaba difunto. Ergueuse pra ir ó mar, e ó chegar hasta riba da fonte de Sixto volveuse e foise prá cama e non se levantou dela. E á muller mandouna ir traballar a Barcofeito, e mais á filla, e cando viñeron atopárano morto na cama. Ves, o corvo pedía plato, e el dicía que non llo daba, e foi el quen llo deu (Cambados)”

“Romeiros do Alén”. Marcial Gondar Portasany

Además de visual, la señal también puede ser auditiva. En el siguiente caso, un extraño ruido es el anunciador de la muerte, a pesar de producirse esta a miles de kilómetros:

“Unha muller que tiña o home traballando en Venezuela, nunhas minas de petróleo, estaba un día na casa e oeu un ruído moi forte, como si explotara algo; saleu á ventana a mirar e non veu nada. Entonces preguntoulle á súa filla se non oíra un ruído moi forte, e ela díxolle que non. Ó cabo dunhas horas, chegoulle un telegrama dándolle o pésame pola morte do seu home nunha explosión do petróleo. (Viveiro)

“Romeiros do Alén”. Marcial Gondar Portasany

La siguiente premonición es similar a la que relataba la alumna de Ourense, cuando no podía dormirse por la noche y descubrió al día siguiente que su madre había muerto esa misma madrugada. Se trata de un malestar físico que se explica por tener una conexión muy íntima con el finado:

“Sempre me acordarei do caso que me pasou cando morreu o meu pai. Eu estaba nos Ánxeles, na América. Facía pouco que chegara. E a noite que morreu el, máis ou menos á mesma hora-serían as tres da mañán-, despertei sobresaltado e pensando nel. Non sei polo que foi, pasoume así sin máis; e despois volvinme a quedar dormido. Ó día seguinte recibín o cable comunicándome que morrera: o que máis me estrañou foi que coincidisen as horas. Non sei por que pasou, o caso é que foi tal como cho contei. (Neda)

“Romeiros do Alén”. Marcial Gondar Portasany

Algunas señales son tan extrañas que son difíciles de interpretar. Sólo cobran sentido cuando la muerte ya ha hecho acto de presencia:

“Marchaba eu pró río, cando vin na leira, detrás da casa, catro luces grandes e unha máis pequena por enriba delas. Eu collín medo, e non fun ó río. Corrín a chamar a miña nai, e baixámo-las dúas; mais, xa pra entonces, inda que as catro luces seguían brillando, a pequena desaparecera. Á mañán seguinte fun ó medico ca miña filla; ó volver, tíñamos na casa a noticia da morte dunha irmán miña no Grove, e marchamos miña nai e mais eu pra alá. De corpo presente, catro velas esquinaban a caixa e unha lucita pequena estaba por riba tal como eu vira a noite pasada. Pouco despois, esta lucita fundiuse. E foi cando me din conta de que pasara o mismo a noite pasada. (Ribeira)

“Romeiros do Alén”. Marcial Gondar Portasany

Estas otras luces, igual de misteriosas, no reproducen una escena de velatorio, sino que desempeñan otra función:

“Un irmán meu, por mandato de miña nai, subeu ó sobrado pa fecha-las ventanas; pois estaban a face-la cocedura, e as corrientes de aire non son boas. Meu irmán tardou en baixar do sobrado. E, á volta, contounos:

-Miña nai, vin como unha luz pequena levantábase do atrio da iglesia e marchou hacia o campo de Agra, pousándose enriba da casa de Saturno durante un bo pedazo, logo levantouse e foi ó cementerio novo.

Ás doce da mañán do día seguinte, sóubose que morreran afogados tres membros da casa onde se pousara a luz. Os mortos eran: Saturno, dono da dorna, o seu fillo Manuel e o seu xenro Xoán. (Corrubedo)

“Romeiros do Alén”. Marcial Gondar Portasany

En este otro testimonio, se hace un repaso de la diversidad de señales. Muchas ya han salido pero hay otras nuevas que, francamente, hielan la sangre.

“… se berra a curuxa, trae mortes; se se ve pasar a paxariña, hai mortes. Cando cae un fachuzo nunha casa, morre alguén. Din que cando morre o cabo da casa hai sete anos de perda, ben sexa antes, ben sexa despois, nos animales ou noutra cousa; normalmente é antes. Sin ir máis lonxe, o caso de Antón de Xastre: polo San Clodio, mataron o porco; e perdéuselles todo. E inda hubo que dixo:

-É sabido, cando vai pasar un caso así nunha casa, sempre hai perdas.

Pero hai máis. Cando ouvean os cas, traen morte. Tamén soñar con culebras é señal de morte, sobre todo si no soño se poden matar. Antes de que veñan comunica-la morte a alguién, síntense petos na porta. Cando canta unha pita como un galo, ou cando canta un galo á medianoite, si non se mata axiña é que vai haber morte. Cando tocan as campanas doloridas, é que vai haber morte. Cando tocan as campanas doloridas, é que vai haber morte. Cando morre un ánxel na parroquia e leva os ollos abertos, pasa tres veces a cruz pola parroquia. Haberá cousa de tres meses, morreu a nena de Alicia, e levaba os ollos abertos; naquela semana houbo tres enterros: Antón de Xastre, Consuelo de Couto e Manuel do Correo; e dous deles morreron de repente.” (Laxe)

“Romeiros do Alén”. Marcial Gondar Portasany

Virxilio Vieitez

Visto lo visto, en la Galicia de aquel entonces no se podía decir que la muerte llegara de improviso. Para finalizar con un toque de humor (siempre necesario) os dejo con el siguiente relato extraído de la Gran Biblioteca temática de Galicia:

Un rapaz encontrouse coa morte unha vez, e fixéronse moi amigos. Entonces o rapaz díxolle á morte que, xa que eran amigos, que lle iba a pedir un favor: que se podría avisar antes de ir por el, que así podía divertirse mellor. A morte prometeulle ao rapaz que así o faría. Despedíronse, e pasaron moitos anos sin que o rapaz recibira ningún aviso da morte. Pero un día presentouse a morte diante do rapaz, que agora xa ía indo vello, e díxolle que viña por el. O home, todo asustado, díxolle que iso non era o convenido, que quedara de avisalo con tempo, e que estas non eran palabras. A morte contestoulle:

-¿Blanqueouche o pelo?

-Blanqueou-contestou o home.

-¿Caéronche os dentes?

-Caeron.

-¿Cansáronseche as pernas?

-Cansaron.

-¿Perdiches as forzas?

-Perdín.

-E logo, ¿qué máis avisos querías?

Escolma da literatura popular galega

La Santa Compaña

1

Por todos es conocida esa procesión de ánimas en pena que recorría las “corredoiras” de las parroquias gallegas y con la que podías tropezar si te aventurabas en la noche oscura. Pobre del que se topara con ella en un cruce de caminos y no supiera realizar el ritual que le alejase de su embrujo, ya que no tendría más remedio que vagar con ella por las noches y poco a poco iría consumiéndose en vida.

Leí de pequeño “El Bosque Animado” de Wenceslao Fernández Florez y me fascinó la forma de describir las costumbres de los personajes del bosque de Cecebre. Recuerdo especialmente el episodio en el que relata y explica en qué consistía exactamente la Santa Compaña, esa que servirá de salvadora tanto para los intereses del bandido Fendetestas como para el alma en pena Fiz de Cotovelo.

Existen muchas teorías sobre el origen de esta leyenda. De hecho, si se observan otras culturas próximas a la gallega veremos que también está presente. Por lo que pude leer y lo que me dijeron los mayores de MEMOGA hay una cosa que está clara: cuando llegó la luz eléctrica a los pueblos, la Santa Compaña desapareció. Y es que en los tiempos en que la oscuridad reinaba la noche, no era difícil confundir a un grupo de personas que intentaran iluminarse como podían para llegar a algún sitio, con una procesión de almas en pena. Incluso si ocurría lo que nos relata Manuela en este post, el morirse de miedo estaba asegurado.

También hay quien decía que había personas interesadas en que la gente tuviera miedo para no salir de noche y así tener vía libre para robar o realizar cualquier tipo de actividad fraudulenta.

Hay otras teorías que han encontrado que allí donde más avistamientos de la Santa Compaña hubo, fue precisamente en aquellas zonas donde más presencia de cornezuelo había en las cosechas. El cornezuelo es un hongo que afecta el grano con el que se elabora el pan. Si no se extrae el grano afectado antes de molerlo para elaborar harina, el pan resultante podría estar contaminado y su consumo podría ocasionar alucinaciones. De este tema podréis conocer mucho más en este excelente artículo sobre el cornezuelo.

En los cortes de audio de este post podréis escuchar cual es la opinión de Felipe y de Manuela, del Centro de Betanzos, sobre esta leyenda tan famosa de la cultura popular gallega.

Felipe, (Oza de los Ríos, 1937): “La Santa Compaña, esos eran, eran brujos, o sea, gente que… no sé porque eso no existía. Eso de la Santa Compaña y se decía que se sentía en los molinos arrastrar, bueno, que si cadenas… bueno, la gente de antes tiene una cantidad de ignorancia… Además tenían la mala manía de contarlo delante de los niños. Yo me recuerdo que mi infancia en eso fue terrible porque me contaban una cantidad de barbaridades y yo tenía miedo a todo. Salía de casa de noche, con 13 o 14 años e iba volando de miedo. Porque me contaban una cantidad de fantasías, me contaban, tal vez murió una paisana y después pasara a cortar ¿? , pasara una hermana de noite e se lle apareceu una paloma e empezou a falar con ela que di que era la hermana o la parienta….”

Manuela, (Oza de los Ríos, 1940): “Igual que pasara ir de noite ao cemiterio, ¡ay, dios mío!, que si podían levantarse os mortos e os mortos nunca nos levantamos. Os que morreron nunca viñeron aquí. Eu creo que había moita ignorancia. Igual que por ejemplo meu pai e os meus irmáns cando eu era pequena, cando do estraperlo, pois iban, andaban ao estraperlo, era que podía vir a Guardia civil e requisáballes todo. Iban con unha burra para traer os sacos do trigo e do maiz de todo eso que iban a comprar a escondidas porque a xente que o tiña non o podía vender. E resulta que unha vez, pois, de noite, apareceu con luces e cantando e con cruces e fachóns de palla, que non había velas. ¿E que era? Resulta que o meu pai e os meus irmáns cagaos co medo de ver que será eso e non será. ¿E que era? Despois cando co tempo souberon que houbera morto un señor non sei donde, e de noite, como de dia non llo deixaban levar, o levaban de noite e levábano, claro, íanlle barullándolle e medio rezándolle por aí adiante en medio dos montes. Claro, ves unha cousa desas, e claro, habían cousas moi raras, la mar de raras. Daquela outra persoa ve aquelo e ao mellor di, mira, sabe dios.”