Clérigos, curas y abades

3
0303a9d4429bfcc705188093adb8995b.jpg

Castelao:¡Hai que casarse!, 1912. Acuarela sobre papel. 39 x 40 cm. Colección particular

El clérigo en la aldea gallega es de presencia inevitable. No fueron todos bien vistos, por supuesto, pues de clérigos hubo muchas castas y sus formas de acercarse a los parroquianos fueron bien distintas. Teníamos desde el capellán del pazo, que gastaba esclavina y mantenía la distancia con el populacho, hasta el clérigo más humilde y conocedor de la pobreza campesina que ejercía una gran labor de educador, confidente y predicaba con el ejemplo.

En aquellos años, la influencia de los curas en la parroquia y concello era evidente. El siguiente texto está extraído del libro “Galicia no recordo” del pontevedrés Fernando Lorenzo Rey, nacido a principios del s.XX. En él expone lo que recuerda de los curas de su parroquia:

Como médicos, avogados, farmacéuticos, etc., etc., habíanos bos e malos. Así que só vou lembrar algúns dos bos.

Nas aldeas, os curas, máis que polo seu nome, coñecíanse, e chamábaselle polo nome da parroquia que rexentaban. Así que en vez de Don Manuel, Antón ou o nome que fora, dicíanlle Figueroa, Pedre, etc., etc.

E houbo un en Cercedo, Don Fernando García Leiro, que foi un verdadeiro santo. Este home, á parte de dedicarse á ensinanza, pola que se pode dicir lle custaba o dobre do que cobraba, a verdadeira ilusión del era poder rematar o asilo de anciáns que comezara, ó que lle dedicou non só todo o seu traballo, senón ata a última cadela que caía nas súas mans. A tal chegaba a súa caridade que, un día dun mes de febreiro, con temperatura ó redor dos cero graos, se encontrou cun pobre aterecido, por ter os pantalóns rachados. Sen dicir verba, subiuse a unha xesteira que alí había, sacou os seus pantalóns, que levaba debaixo da sotana, e deullos ó pobre, seguindo el o seu camiño aguantando o frío.

Outro tamén moi bo foi D. Erundino, de Quireza. Este home, que vivía coa súa nai, no só se desvivía polos seus fregueses, facéndose cargo dos problemas que tivesen, senón que tampouco cobraba polos seus servicios.

Case todas as festas alí eran feitas por unha comisión de mozas ou mozos. E, cando ían xunto del para preguntarlle cánto tiñan que xuntar para a Igrexa, a resposta era sempre a mesma. Preguntáballes: ¿e logo, xuntastes moito? Pois preocupádevos pola música e os foguetes, que da Igrexa ocúpome eu. Pagando do seu peto ós outros curas que chamaba para a misa.

Ía unha parella preguntarlle cánto lles cobraba polas amoestacións e o casamento, e dicíanles: e logo, ¿querédesvos moito? Eso é o que importa. Preocupádevos polo banquete e as demais cousas, que da Igrexa ocúpome eu. E nada lles cobraba.

Case non había mes que non tivera que ir a Pontevedra, e non polos seus problemas, senón por ver se arranxaba os de algún fregués, correndo el con todos os gastos e, moitas veces, incluso cos do fregués. O caso é que o dono do autobús, como lle quería ben, sempre lle gardaba un sitio diante con el, e unha e outra vez pedíalle que lle deixase ese sitio á súa naiciña, que sempre o acompañaba, el ía para riba e ata colgado na escada, pois non permitía que ningúen lle deixara o sitio.

Coñecín outro, ben plantado. Bo mozo. Presto sempre para correr a farra que fora. El decíalle ós amigos que, da porta do adro para dentro, era cura, e alí non toleraba bromas de ningunha clase. A tal punto que, un día, un amigo, eu diría mal amigo, lle faltou ó respecto e, sen pensalo dúas veces, zorregoulle unha labazada.

Sabendo os outros curas da bisbarra que sempre estaba na primeira fila para correr calquera farra, e como era o único que tiña coche, un día dunha festa, propuxéronlle ir de farra a Pontevedra. Sen máis xa aceptou e corría cos gastos do coche. Pero ó chegar a un sitio chamado A Velera, un dos curas foise da lingua e díxolle que eles ían a Pontevedra, non de farra, senón para denunciar a un íntimo amigo del. Escoitar o nome do amigo e pegar un freazo que o que ía detrás case sae disparado por riba da capota, e, todo foi un, ó tempo que se baixa do coche, saca o cachorriño, e, apuntando ós dous, dilles: ata aquí a viaxe foi de balde. Pero, de aquí en adiante cóstavos a cada un  vinte pesos. E como lle tiñan medo, pois sabían que era capaz de zorregarlles un tiro, sacaron as carteiras e déronlle as cen pesetas, cada un. Cando os levou, sen lles decir verba. Deu a volta, e foi xunto ó amigo a decirlle o que pasara e para que lle perdoase, pois o levaron enganado.

O curioso do caso é que a denuncia reverteu sobre os dous cregos, pois un deles era moi nervioso e, ó escoitar as infamias que o outro lle dixo ás autoridades, saltou como un resorte e contou toda a verdade do caso.

Coido que moito do desagrado que había entre algúns fregueses e os curas viña da realidade de que os curatos teñen as mellores terras e as máis grandes. Esto débese moito a que esas terras dos Igrexarios, cando morre un cura, non se parten e reparten como nas herdades. Pero en xeral, o pobo galego era moi respectuoso cos seus curas, que, xunto co médico e boticario, formaban a triloxía, en certo xeito, dos homes que dominaban o concello.

Lo cierto es que la figura del cura influyó para bien o para mal en la vida de sus feligreses. De él reciben los sacramentos en la iglesia, con él celebran las mismas fiestas patronales y a través de él reciben sepultura en el mismo cementerio. A él acuden cuando se encuentran aquejados de enfermedades espirituales (incluso corporales), y le piden consejo, mediación ante problemas de convivencia con otros vecinos.

Preguntando a los alumnos de MEMOGA, muchos relataban y recordaban los diezmos que se les pagaban para el mantenimiento del culto. Por ejemplo, en Carnaval, durante la Cuaresma o para el precepto se acostumbraba a llevar huevos al cura. También se le ofrecía algún ferrado de grano, y en general alimentos. No sólo se mimaba al párroco en algunos casos: una alumna contaba que el cura de su parroquia tenía un cerdo que dejaba libre y caminaba a sus anchas por la aldea.  Cuando los vecinos lo veía venir decían: ¡Dad de comer al cerdo del cura! De esta manera, el párroco se aseguraba una buena pieza de cara a la matanza.

José (Vilasantar, 1948) desde el Centro de Pontevedra, nos relata sus recuerdos sobre la figura del cura:

Aunque la figura del párroco rural siempre despertó un profundo sentimiento de respeto entre la mayoría de sus feligreses, también ha sido blanco de numerosas críticas y bromas por sus relaciones secretas con alguna de sus vecinas o criadas. Por supuesto, no existen estadísticas que nos den luz sobre la cantidad de niños nacidos tras este tipo de relaciones, pero la historia nos deja algún ejemplo como el de la mismísima escritora Rosalía de Castro, que fue hija de un sacerdote.

Las canciones populares también nos ofrecen algunas estrofas de carácter, digamos, picante. A continuación tenéis el enlace de una buena recopilación de Cantares de la Sierra do Caurel. La número 15, en concreto, es el romance de ciego “Do cura e maila criada”:

Además de la mala fama de “debiles” en lo tocante a las tentaciones de la carne y la comida, los curas despertaban otras desconfianzas. Y de estas nuevas desconfianzas se hicieron no pocos cuentos y rumores. El siguiente ejemplo es uno de esos recuerdos que se conservan desde la más tierna infancia. Encarna (Pontevedra, 1934), desde el Centro de Pontevedra comparte con nosotros un cuento que le explicaba su padre y que tenía que ver con el hambre que pasaban los curas y con las soluciones que le ponían a este terrenal dilema:

 

Leyendo “Los pazos de Ulloa” de Emilia Pardo Bazán, podréis encontrar ejemplos muy atractivos de las costumbres de la Galicia de finales del XIX y principios del XX. A propósito de este tema, me ha parecido interesante transcribir  aquí unas lineas que describen como era la vida de un párroco de montaña según nos dejó plasmado Pardo Bazán en su libro:

“Es una parroquia de montaña, más montaña que los Pazos, al pie de una sierra fragosa, en el corazón de Galicia. No hay en toda ella, ni en cuatro leguas a la redonda, una sola casa señorial; en otro tiempo, en épocas feudales, se alzó, fundado en peñasco vivo, un castillo roquero, hoy ruina comida por la hiedra y habitada por murciélagos y lagartos. Los feligreses de Julián son pobres pastores: en vísperas de fiesta y tiempo de oblata le obsequian con leche de cabra, queso de oveja, manteca en orzas de barro. Hablan dialecto cerradísimo, arduo de comprender; visten de somonte y usan greñas largas, cortadas sobre la frente a la manera de los antiguos siervos. En invierno cae la nieve y aúllan los lobos en las inmediaciones de la rectoral; cuando Julián tiene que salir a las altas horas de la noche para llevar los sacramentos a algún moribundo, se ve obligado a cubrirse con coroza de paja y a calzar zuecos de palo; el sacristán va delante, alumbrado con un farol, y entre la oscuridad nocturna, las encinas parecen fantasmas… […] Y así pasa el tiempo, uniformemente, sin dichas ni amarguras, y la placidez de la naturaleza penetra en el alma de Julián, y se acostumbra a vivir como los paisanos, pendiente de la cosecha, deseando la lluvia o el buen tiempo como el mayor beneficio que Dios puede otorgar al hombre, calentándose en el lar, diciendo misa muy temprano y acostándose antes de encender luz, conociendo por las estrellas si se prepara agua o sol, recogiendo castaña y patata, entrando en el ritmo acompasado, narcótico y perenne de la vida agrícola, tan inflexible como la vuelta de las golondrinas en primavera y el girar eterno de nuestro globo, describiendo la misma elipse, al través del espacio…  (Los Pazos de Ulloa, 1886. Emilia Pardo Bazán)

Si bien la vida de un cura de montaña, en la época de Emilia Pardo Bazán, pudo ser tal como describe en su novela, la vida de un cura de montaña, en la Galicia actual o reciente podría ser como la que se contempla en el siguiente video. El documental se grabó en el año 2007 y en él se entrevista a Anxo, o cura das Nogáis (Lugo).

 

Ya llegan los Reyes

2
img_20181208_1648131698855496.jpg

Cabalgata de Reyes, 1961. José Luis Vega Fernández

Un año más ha terminado. Ahora son fechas para hacer balance y reflexionar sobre lo rápido que pasa el tiempo. Para palpar cada momento presente antes de que desaparezca sin darnos cuenta y entre a formar parte del archivo de nuestra memoria. También son fechas para reflexionar sobre nuestros éxitos y nuestros fracasos y sobre el rumbo que queremos dar a nuestra vida para sentirnos bien con nosotros mismos y con los que nos rodean.

En estas fechas los niños también reflexionan, a nivel más sencillo, cuando tienen que responder a sus progenitores si este año se han portado bien o mal y si son merecedores, por ello, de recibir regalos en la visita de sus Majestades los Reyes Magos. Un balance, por otra parte, que en nuestro mundo actual siempre suele ser positivo, a juzgar por la gran cantidad de regalos que reciben los niños.

Hubo otra época que no fue así. Y no es precisamente porque los niños antes se portasen tan mal que no fueran merecedores de regalos (si en algún momento podemos llegar a ponernos de acuerdo sobre qué es “portarse mal”). Más bien lo que ocurría es que los Reyes no eran tan ricos como para ser tan generosos y gracias a ello, de rebote, enseñaban a los niños a ser menos caprichosos, trabajando su frustración y preparándolos para ser más felices en un mundo donde las cosas no se reciben a cambio de nada.

Provocar los recuerdos de Infancia en relación a los Reyes Magos suele tener éxito asegurado entre nuestros mayores. Y además nos enseña que no es precisamente la abundancia de regalos lo que fomentará un recuerdo agradable en nuestra futura vejez, sino la existencia de otros valores que deberíamos considerar si siguen vigentes en nuestra época o no.  Por lo general, estos recuerdos suelen estar bastante presentes en las personas mayores, pues con la llegada de sus hijos y más tarde de sus nietos, han tenido que ir confrontando y reviviendo anécdotas relacionadas con el tema en diferentes etapas de su vida. Por eso, cuando les preguntas por el tema, surgen recuerdos de su infancia, pero también de su vida adulta, como padres y de su vejez como abuelos. E inevitablemente surge la reflexión sobre qué es mejor o peor y sobre lo que han cambiado las cosas en todo este tiempo. Un ejemplo de ello es el siguiente corte de audio, extraído de una conversación con los alumnos del Centro de Lugo:

 

Ahora cierra los ojos e intenta regresar a aquellas noches de Reyes en que dejabas con ilusión tus zapatos y te ibas a dormir temprano, con la esperanza de conciliar el sueño enseguida y así despertar cuanto antes al día siguiente. Lo más seguro es que lo recuerdes con agrado, que se generen emociones positivas y que sientas cierta mezcla de placer y nostalgia unido a una pizca de felicidad. ¿Lo has experimentado?

Si es sí, comprenderás lo importante que es generar estos recuerdos y mantener la ilusión de los niños durante el tiempo que sea posible. Lo hacen en la actualidad los medios de comunicación cubriendo la noticia de la visita de los Reyes y televisando las espectaculares cabalgatas que quedarán fijadas para siempre en las memorias de nuestros más pequeños. Y a lo largo de la historia, la sociedad ha colaborado también en ello, sabedora del bien que se les estaba haciendo a sus integrantes más jóvenes. De hecho, si preguntas a los mayores por las cabalgatas, los de edad más avanzada ya te podrán hablar de ello, si acaso vivieron en una ciudad. En el rural gallego, sin embargo, no existían cabalgatas pero sí la tradición de ir a cantar los “reises” por las casas (de forma similar a como se hacía en nochebuena con el aguinaldo).

Tirando de Hemeroteca, encontré algún artículo de principios del siglo XX que ya cubre la gran noticia de la visita de los Reyes en forma de cabalgata:

elProgreso05011923

Diario “El Progreso”. 05/01/1923

Lo que hoy en día organiza el ayuntamiento, por aquel entonces era organizado por “Ligas de Amigos” o agrupaciones culturales que con gran empeño y dedicación se esmeraban en mantener viva la ilusión. Según se lee en este artículo de La Voz de Galicia, el primer año que se celebró cabalgata en A Coruña fue 1909. Fue una gran iniciativa que, además, pretendía que los mismos Reyes repartieran en persona los regalos a domicilio. Para ello contaban con la colaboración de los padres que, previamente, habían solicitado tal servicio. Al día siguiente El Eco de Galicia relataba cómo había ido el acontecimiento. En este enlace puedes consultar el documento en PDF de la página donde aparece la noticia.

La Iglesia también  fomentaba que la fiesta de Reyes fuera un evento que llegase a todos los niños, incluso lo más necesitados. No en vano esta es una fiesta de influencia claramente religiosa. El siguiente recorte de prensa así lo atestigua:

El Pueblo gallego diario de la mañana1947 enero 3

Diario “El Pueblo Gallego”. 03/01/1947

En el siguiente corte de audio, una alumna nacida en 1929 explica que en el catecismo se solían repartir unos tíquets o vales cada vez que acudía. Estos eran para poder canjearlos por regalos una vez llegaba la víspera de Reyes. Otra alumna, que también lo recuerda, comenta que esta era una estrategia para asegurar la asistencia de los niños a la Catequesis.

En el mismo audio, grabado en el Centro de Pontevedra, podrás escuchar también más anécdotas y curiosidades relacionadas con esta noche tan mágica, así como la diferencia de costumbres entre el rural y la urbe.

 

Para finalizar, una imagen para la reflexión del gran Castelao. No os deseo que os traigan muchas cosas los Reyes sino, simplemente, que podáis sentir emociones positivas en esta recta final de las Navidades. Ahí es nada.  ¡Hasta la próxima!

 

 

 

Pasar más hambre que un maestro de escuela

0
pedrobreyguerra.escuela2

Foto: Pedro Brey Guerra // Fuente: tabeirosmontes.com

Mirad esta foto. Fijaos en sus protagonistas, niños y niñas que miran a la cámara. ¿Qué pensarían en ese momento? ¿Se imaginaban tal vez que 100 años después completos desconocidos podríamos estar mirándoles a los ojos? Hay algo mágico en todo esto. ¿No creéis?

No os perdáis ninguna de sus expresiones. Cada mirada, cada cabeza alberga un mundo, una forma personal de entender y percibir la realidad que les tocó vivir. Vidas que estaban comenzando, que confluyeron en aquel aula durante el tiempo que duraron sus estudios. Vidas que siguieron su propio camino a lo largo de los años. Unas se truncaron prematuramente, otras fueron exitosas y placenteras, otras solo conocieron el sufrimiento, otras fueron tan dilatadas que prácticamente abrazaron el s.XXI. Hoy nadie de ellos existe. Lo podemos decir con total seguridad. ¿Sí?, ¿seguro?¿No podría ser que hablar de ellos, tenerlos presentes, mirarles a los ojos e imaginar sus vidas haga, en parte, que sigan vivos? Vivos de alguna forma, a pesar de todo.

Lo que sí es cierto es que durante toda su vida terrenal, estas personas tuvieron algo en común, algo con lo que viajaron y que se mantuvo presente en sus cerebros prácticamente hasta su final: el nombre de su profesor. Ese referente que les instruyó y que les enseñó aquellos conocimientos básicos para labrarse un futuro. Es posible que el nombre que estuviera grabado en los cerebros de los protagonistas de esta imagen fuera el de Pedro Brey Guerra (1889-1967), un maestro aficionado a la fotografía que retrató, a lo largo de su vida, las personas que formaron su entorno más próximo en su Estrada natal. En el siguiente enlace podéis conocer su biografía además de contemplar fotos como la de arriba.

Tal como dice el título de esta entrada, ser maestro en aquellos años significaba estar dispuesto a pasar ciertas penurias ya que el sueldo no era lo más atractivo de la profesión. Si además hablamos de una escuela rural, el profesor tenía que exponerse a ciertos contratiempos como podían ser: no contar con la infraestructura más adecuada, tener que atender a un número muy elevado de alumnos con niveles y edades diversas, sufrir absentismo en aquellos meses en que las labores del campo eran más activas… Precisamente, podemos hacernos una idea de esto al leer el siguiente párrafo que pertenece al informe que elaboraron los inspectores que visitaron la escuela rural de Arnois cuando estaba ejerciendo de maestro Pedro Brey allá por el año 1921:

“O ensino encontrase en estado satisfactorio, aínda que dificulte moito o labor do mestre o excesivo número de alumnos e as pésimas condicións do local… Inservible para o obxecto, mal iluminado e con mala ventilación, sen patios de recreo, nin lavabos, nin retretes, cunha soa dependencia de 8,5 por 3,5 por 2,15 metros. Cun presuposto total de 2.750 pesetas ao ano, incluído o soldo do mestre. Cun número total de 130 alumnos matriculados, sistema mixto, de idades entre 8 a 12 anos; que teñen que percorrer camiñando, desde a súa casa á escola, até 4 km de distancia, e que asisten irregularmente a clase porque axudan nos labores do campo. E 28 alumnos de entre 14 e 31 anos, labradores de profesión predominante. Escola situada nun val, na estrada de Ourense a Santiago. Zona de industria e comercio moi escaso, e bastante emigración”

La siguiente foto podría representar con total acierto la escena que acabáis de leer:

pedrobreyguerra.escuela

Foto: Pedro Brey Guerra // Fuente: tabeirosmontes.com

En MEMOGA hablamos largo y tendido sobre la escuela. Lo vivido en esos años es algo que permanece guardado en la memoria y que se recuerda con agrado. Es curioso (podéis hacer la prueba con vosotros mismos) la potencia del recuerdo para nombres de profesores y compañeros de escuela. De la misma forma que comentaba que los niños de la fotografía podían tener grabado a fuego el nombre de ese referente que fue su maestro, nosotros no somos tan diferentes de ellos, a pesar de la distancia temporal que nos separa.

En el siguiente corte de audio, Rosario del Centro de Betanzos (Coirós, 1931), recuerda con nombres y apellidos las que fueron sus profesoras y rememora con detalle su escuela.

 

La Guerra Civil truncó la educación de muchos alumnos en edad escolar. El conflicto bélico obligaba a muchos profesores a marcharse, a esconderse. Ya fueran monjas o curas, ya fueran profesores sin condición religiosa, pensar de una forma u otra era un peligro ante mentes obcecadas y llenas de odio. Quien mantuvo su posición, a pesar de todo, llevó hasta el final su labor educativa:

e2e9df6a26ecfafd3272217face97141

“La última lección del maestro”. Alfonso Manuel Rodriguez Castelao.

Todos conocemos más o menos cómo era la enseñanza una vez se instauró el Régimen a partir de 1940. Como en toda dictadura, la educación se orientó para transmitir a las nuevas generaciones una forma de ser y de entender el mundo condicionado a los valores de la propia dictadura. Por ejemplo, se intentó erradicar el idioma gallego del aula aún sabiendo que muchos de los alumnos (sobretodo en el rural) se expresaban habitualmente en esta lengua. Para muchos de ellos esta obligación de expresarse en un idioma que no dominaban (el castellano) favoreció sin duda su fracaso escolar. Esto  es un hecho que me constataron muchos de los alumnos de MEMOGA pero que también pude comprobar cuando leí “Memorias dun neno labrego”.

Y a pesar de todo, las condiciones de las escuelas rurales bien entrada la segunda mitad del s.XX continuaban siendo casi tan precarias como la de Pedro Brey. En el siguiente corte, MªCarmen (Pontedeume, 1942), del Centro de Pontedeume que trabajó de profesora, nos explica su experiencia profesional en una escuela de Puente Nuevo (actual Pontenova) en la provincia de Lugo.

Los profesores, como se puede comprobar en este audio, no contaban tampoco en 1963 con un gran sueldo. Parece que el título de este post les ha ido acompañando a lo largo del s.XX cual losa pesada. Es de suponer que la profesión les aportaría otra retribución de carácter no económico que supliera la carencia. De lo contrario, haría mucho tiempo que la profesión de maestro se habría extinguido.

La Santa Compaña

1

Por todos es conocida esa procesión de ánimas en pena que recorría las “corredoiras” de las parroquias gallegas y con la que podías tropezar si te aventurabas en la noche oscura. Pobre del que se topara con ella en un cruce de caminos y no supiera realizar el ritual que le alejase de su embrujo, ya que no tendría más remedio que vagar con ella por las noches y poco a poco iría consumiéndose en vida.

Leí de pequeño “El Bosque Animado” de Wenceslao Fernández Florez y me fascinó la forma de describir las costumbres de los personajes del bosque de Cecebre. Recuerdo especialmente el episodio en el que relata y explica en qué consistía exactamente la Santa Compaña, esa que servirá de salvadora tanto para los intereses del bandido Fendetestas como para el alma en pena Fiz de Cotovelo.

Existen muchas teorías sobre el origen de esta leyenda. De hecho, si se observan otras culturas próximas a la gallega veremos que también está presente. Por lo que pude leer y lo que me dijeron los mayores de MEMOGA hay una cosa que está clara: cuando llegó la luz eléctrica a los pueblos, la Santa Compaña desapareció. Y es que en los tiempos en que la oscuridad reinaba la noche, no era difícil confundir a un grupo de personas que intentaran iluminarse como podían para llegar a algún sitio, con una procesión de almas en pena. Incluso si ocurría lo que nos relata Manuela en este post, el morirse de miedo estaba asegurado.

También hay quien decía que había personas interesadas en que la gente tuviera miedo para no salir de noche y así tener vía libre para robar o realizar cualquier tipo de actividad fraudulenta.

Hay otras teorías que han encontrado que allí donde más avistamientos de la Santa Compaña hubo, fue precisamente en aquellas zonas donde más presencia de cornezuelo había en las cosechas. El cornezuelo es un hongo que afecta el grano con el que se elabora el pan. Si no se extrae el grano afectado antes de molerlo para elaborar harina, el pan resultante podría estar contaminado y su consumo podría ocasionar alucinaciones. De este tema podréis conocer mucho más en este excelente artículo sobre el cornezuelo.

En los cortes de audio de este post podréis escuchar cual es la opinión de Felipe y de Manuela, del Centro de Betanzos, sobre esta leyenda tan famosa de la cultura popular gallega.

Felipe, (Oza de los Ríos, 1937): “La Santa Compaña, esos eran, eran brujos, o sea, gente que… no sé porque eso no existía. Eso de la Santa Compaña y se decía que se sentía en los molinos arrastrar, bueno, que si cadenas… bueno, la gente de antes tiene una cantidad de ignorancia… Además tenían la mala manía de contarlo delante de los niños. Yo me recuerdo que mi infancia en eso fue terrible porque me contaban una cantidad de barbaridades y yo tenía miedo a todo. Salía de casa de noche, con 13 o 14 años e iba volando de miedo. Porque me contaban una cantidad de fantasías, me contaban, tal vez murió una paisana y después pasara a cortar ¿? , pasara una hermana de noite e se lle apareceu una paloma e empezou a falar con ela que di que era la hermana o la parienta….”

Manuela, (Oza de los Ríos, 1940): “Igual que pasara ir de noite ao cemiterio, ¡ay, dios mío!, que si podían levantarse os mortos e os mortos nunca nos levantamos. Os que morreron nunca viñeron aquí. Eu creo que había moita ignorancia. Igual que por ejemplo meu pai e os meus irmáns cando eu era pequena, cando do estraperlo, pois iban, andaban ao estraperlo, era que podía vir a Guardia civil e requisáballes todo. Iban con unha burra para traer os sacos do trigo e do maiz de todo eso que iban a comprar a escondidas porque a xente que o tiña non o podía vender. E resulta que unha vez, pois, de noite, apareceu con luces e cantando e con cruces e fachóns de palla, que non había velas. ¿E que era? Resulta que o meu pai e os meus irmáns cagaos co medo de ver que será eso e non será. ¿E que era? Despois cando co tempo souberon que houbera morto un señor non sei donde, e de noite, como de dia non llo deixaban levar, o levaban de noite e levábano, claro, íanlle barullándolle e medio rezándolle por aí adiante en medio dos montes. Claro, ves unha cousa desas, e claro, habían cousas moi raras, la mar de raras. Daquela outra persoa ve aquelo e ao mellor di, mira, sabe dios.”