Clérigos, curas y abades

3
0303a9d4429bfcc705188093adb8995b.jpg

Castelao:¡Hai que casarse!, 1912. Acuarela sobre papel. 39 x 40 cm. Colección particular

El clérigo en la aldea gallega es de presencia inevitable. No fueron todos bien vistos, por supuesto, pues de clérigos hubo muchas castas y sus formas de acercarse a los parroquianos fueron bien distintas. Teníamos desde el capellán del pazo, que gastaba esclavina y mantenía la distancia con el populacho, hasta el clérigo más humilde y conocedor de la pobreza campesina que ejercía una gran labor de educador, confidente y predicaba con el ejemplo.

En aquellos años, la influencia de los curas en la parroquia y concello era evidente. El siguiente texto está extraído del libro “Galicia no recordo” del pontevedrés Fernando Lorenzo Rey, nacido a principios del s.XX. En él expone lo que recuerda de los curas de su parroquia:

Como médicos, avogados, farmacéuticos, etc., etc., habíanos bos e malos. Así que só vou lembrar algúns dos bos.

Nas aldeas, os curas, máis que polo seu nome, coñecíanse, e chamábaselle polo nome da parroquia que rexentaban. Así que en vez de Don Manuel, Antón ou o nome que fora, dicíanlle Figueroa, Pedre, etc., etc.

E houbo un en Cercedo, Don Fernando García Leiro, que foi un verdadeiro santo. Este home, á parte de dedicarse á ensinanza, pola que se pode dicir lle custaba o dobre do que cobraba, a verdadeira ilusión del era poder rematar o asilo de anciáns que comezara, ó que lle dedicou non só todo o seu traballo, senón ata a última cadela que caía nas súas mans. A tal chegaba a súa caridade que, un día dun mes de febreiro, con temperatura ó redor dos cero graos, se encontrou cun pobre aterecido, por ter os pantalóns rachados. Sen dicir verba, subiuse a unha xesteira que alí había, sacou os seus pantalóns, que levaba debaixo da sotana, e deullos ó pobre, seguindo el o seu camiño aguantando o frío.

Outro tamén moi bo foi D. Erundino, de Quireza. Este home, que vivía coa súa nai, no só se desvivía polos seus fregueses, facéndose cargo dos problemas que tivesen, senón que tampouco cobraba polos seus servicios.

Case todas as festas alí eran feitas por unha comisión de mozas ou mozos. E, cando ían xunto del para preguntarlle cánto tiñan que xuntar para a Igrexa, a resposta era sempre a mesma. Preguntáballes: ¿e logo, xuntastes moito? Pois preocupádevos pola música e os foguetes, que da Igrexa ocúpome eu. Pagando do seu peto ós outros curas que chamaba para a misa.

Ía unha parella preguntarlle cánto lles cobraba polas amoestacións e o casamento, e dicíanles: e logo, ¿querédesvos moito? Eso é o que importa. Preocupádevos polo banquete e as demais cousas, que da Igrexa ocúpome eu. E nada lles cobraba.

Case non había mes que non tivera que ir a Pontevedra, e non polos seus problemas, senón por ver se arranxaba os de algún fregués, correndo el con todos os gastos e, moitas veces, incluso cos do fregués. O caso é que o dono do autobús, como lle quería ben, sempre lle gardaba un sitio diante con el, e unha e outra vez pedíalle que lle deixase ese sitio á súa naiciña, que sempre o acompañaba, el ía para riba e ata colgado na escada, pois non permitía que ningúen lle deixara o sitio.

Coñecín outro, ben plantado. Bo mozo. Presto sempre para correr a farra que fora. El decíalle ós amigos que, da porta do adro para dentro, era cura, e alí non toleraba bromas de ningunha clase. A tal punto que, un día, un amigo, eu diría mal amigo, lle faltou ó respecto e, sen pensalo dúas veces, zorregoulle unha labazada.

Sabendo os outros curas da bisbarra que sempre estaba na primeira fila para correr calquera farra, e como era o único que tiña coche, un día dunha festa, propuxéronlle ir de farra a Pontevedra. Sen máis xa aceptou e corría cos gastos do coche. Pero ó chegar a un sitio chamado A Velera, un dos curas foise da lingua e díxolle que eles ían a Pontevedra, non de farra, senón para denunciar a un íntimo amigo del. Escoitar o nome do amigo e pegar un freazo que o que ía detrás case sae disparado por riba da capota, e, todo foi un, ó tempo que se baixa do coche, saca o cachorriño, e, apuntando ós dous, dilles: ata aquí a viaxe foi de balde. Pero, de aquí en adiante cóstavos a cada un  vinte pesos. E como lle tiñan medo, pois sabían que era capaz de zorregarlles un tiro, sacaron as carteiras e déronlle as cen pesetas, cada un. Cando os levou, sen lles decir verba. Deu a volta, e foi xunto ó amigo a decirlle o que pasara e para que lle perdoase, pois o levaron enganado.

O curioso do caso é que a denuncia reverteu sobre os dous cregos, pois un deles era moi nervioso e, ó escoitar as infamias que o outro lle dixo ás autoridades, saltou como un resorte e contou toda a verdade do caso.

Coido que moito do desagrado que había entre algúns fregueses e os curas viña da realidade de que os curatos teñen as mellores terras e as máis grandes. Esto débese moito a que esas terras dos Igrexarios, cando morre un cura, non se parten e reparten como nas herdades. Pero en xeral, o pobo galego era moi respectuoso cos seus curas, que, xunto co médico e boticario, formaban a triloxía, en certo xeito, dos homes que dominaban o concello.

Lo cierto es que la figura del cura influyó para bien o para mal en la vida de sus feligreses. De él reciben los sacramentos en la iglesia, con él celebran las mismas fiestas patronales y a través de él reciben sepultura en el mismo cementerio. A él acuden cuando se encuentran aquejados de enfermedades espirituales (incluso corporales), y le piden consejo, mediación ante problemas de convivencia con otros vecinos.

Preguntando a los alumnos de MEMOGA, muchos relataban y recordaban los diezmos que se les pagaban para el mantenimiento del culto. Por ejemplo, en Carnaval, durante la Cuaresma o para el precepto se acostumbraba a llevar huevos al cura. También se le ofrecía algún ferrado de grano, y en general alimentos. No sólo se mimaba al párroco en algunos casos: una alumna contaba que el cura de su parroquia tenía un cerdo que dejaba libre y caminaba a sus anchas por la aldea.  Cuando los vecinos lo veía venir decían: ¡Dad de comer al cerdo del cura! De esta manera, el párroco se aseguraba una buena pieza de cara a la matanza.

José (Vilasantar, 1948) desde el Centro de Pontevedra, nos relata sus recuerdos sobre la figura del cura:

Aunque la figura del párroco rural siempre despertó un profundo sentimiento de respeto entre la mayoría de sus feligreses, también ha sido blanco de numerosas críticas y bromas por sus relaciones secretas con alguna de sus vecinas o criadas. Por supuesto, no existen estadísticas que nos den luz sobre la cantidad de niños nacidos tras este tipo de relaciones, pero la historia nos deja algún ejemplo como el de la mismísima escritora Rosalía de Castro, que fue hija de un sacerdote.

Las canciones populares también nos ofrecen algunas estrofas de carácter, digamos, picante. A continuación tenéis el enlace de una buena recopilación de Cantares de la Sierra do Caurel. La número 15, en concreto, es el romance de ciego “Do cura e maila criada”:

Además de la mala fama de “debiles” en lo tocante a las tentaciones de la carne y la comida, los curas despertaban otras desconfianzas. Y de estas nuevas desconfianzas se hicieron no pocos cuentos y rumores. El siguiente ejemplo es uno de esos recuerdos que se conservan desde la más tierna infancia. Encarna (Pontevedra, 1934), desde el Centro de Pontevedra comparte con nosotros un cuento que le explicaba su padre y que tenía que ver con el hambre que pasaban los curas y con las soluciones que le ponían a este terrenal dilema:

 

Leyendo “Los pazos de Ulloa” de Emilia Pardo Bazán, podréis encontrar ejemplos muy atractivos de las costumbres de la Galicia de finales del XIX y principios del XX. A propósito de este tema, me ha parecido interesante transcribir  aquí unas lineas que describen como era la vida de un párroco de montaña según nos dejó plasmado Pardo Bazán en su libro:

“Es una parroquia de montaña, más montaña que los Pazos, al pie de una sierra fragosa, en el corazón de Galicia. No hay en toda ella, ni en cuatro leguas a la redonda, una sola casa señorial; en otro tiempo, en épocas feudales, se alzó, fundado en peñasco vivo, un castillo roquero, hoy ruina comida por la hiedra y habitada por murciélagos y lagartos. Los feligreses de Julián son pobres pastores: en vísperas de fiesta y tiempo de oblata le obsequian con leche de cabra, queso de oveja, manteca en orzas de barro. Hablan dialecto cerradísimo, arduo de comprender; visten de somonte y usan greñas largas, cortadas sobre la frente a la manera de los antiguos siervos. En invierno cae la nieve y aúllan los lobos en las inmediaciones de la rectoral; cuando Julián tiene que salir a las altas horas de la noche para llevar los sacramentos a algún moribundo, se ve obligado a cubrirse con coroza de paja y a calzar zuecos de palo; el sacristán va delante, alumbrado con un farol, y entre la oscuridad nocturna, las encinas parecen fantasmas… […] Y así pasa el tiempo, uniformemente, sin dichas ni amarguras, y la placidez de la naturaleza penetra en el alma de Julián, y se acostumbra a vivir como los paisanos, pendiente de la cosecha, deseando la lluvia o el buen tiempo como el mayor beneficio que Dios puede otorgar al hombre, calentándose en el lar, diciendo misa muy temprano y acostándose antes de encender luz, conociendo por las estrellas si se prepara agua o sol, recogiendo castaña y patata, entrando en el ritmo acompasado, narcótico y perenne de la vida agrícola, tan inflexible como la vuelta de las golondrinas en primavera y el girar eterno de nuestro globo, describiendo la misma elipse, al través del espacio…  (Los Pazos de Ulloa, 1886. Emilia Pardo Bazán)

Si bien la vida de un cura de montaña, en la época de Emilia Pardo Bazán, pudo ser tal como describe en su novela, la vida de un cura de montaña, en la Galicia actual o reciente podría ser como la que se contempla en el siguiente video. El documental se grabó en el año 2007 y en él se entrevista a Anxo, o cura das Nogáis (Lugo).

 

Iste vaise e aquel vaise

0

 

emigracion

Foto: Manuel Ferrol (Coruña, 1957)

Abandonar la tierra donde naciste y creciste para buscar un futuro mejor. Esta ha sido una práctica muy común en Galicia desde hace siglos. No en vano existe la expresión de que hay gallegos hasta en la luna. Pese a no haber colonizado aún nuestro satélite, los destinos elegidos por nuestros antepasados han sido numerosos y diversos: Cuba, Argentina, Uruguay, Alemania, Suiza… Exceptuando casos donde se produjo un exilio por causas políticas, la principal motivación del emigrante fue buscar un futuro próspero, lograr en otro lugar lo que no se conseguía en la propia tierra: un trabajo donde poder tener éxito económico que permitiera un retiro holgado, a ser posible, en la Galicia natal.

No hay una sola causa en este gran éxodo de población. Fueron responsables de ello el gran crecimiento de la población (en la zona rural la gran mayoría de familias eran muy numerosas), el déficit económico y productivo (no había apenas dónde trabajar) o la cultura caciquil (auténticos traficantes de influencias y abusadores de poder). Lo cierto es que no quedaba otra que marchar. Se inició paulatinamente, de forma temporal al inicio y más tarde permanentemente. Un sangrado continuo de población que aún hoy, en nuestros días, continúa.

Según la época, los destinos fueron también muy diversos. Antes de la gran época de los transportes transoceánicos, el destino de los gallegos fue intrapeninsular. Sobretodo a la zona castellana para realizar labores agrícolas como la siega. Era una emigración temporal llamada “anduriña” que afectó sobretodo a la población de Lugo y Orense y que se prolongó en el tiempo hasta bien entrado el s.XX.

En el siguiente poema de Rosalía de Castro se puede apreciar la dureza de los trabajos que tuvieron que soportar:

 

 

Los desplazamientos hacia el Nuevo Mundo tuvieron su máximo esplendor entre finales del s.XIX y principios del s.XX. Hay una serie de países que alojaron más emigrantes gallegos, quizás por el efecto llamada. Entre ellos encontramos Cuba, Argentina, Brasil o Venezuela. En ellos, aún hoy, podemos encontrar amplias colonias galaicas que en su momento tuvieron una importante repercusión en la sociedad de aquellos países.

En los años 30 del s.XX, coincidiendo con la depresión económica de 1929 y el inició de la Guerra Civil y la II Guerra Mundial, el flujo migratorio se invirtió y muchos de los que marcharon se convirtieron en retornados.

Los años de la postguerra, caracterizados por la miseria y la precariedad elevó de nuevo las partidas hacia América, pero a partir de los 60, los emigrantes cambiaron sus destinos. Ya no marchaban a ultramar, sino que escogían otros países más cercanos que permitieron combatir el desarraigo al poder venir en vacaciones a la tierra natal. Los principales destinos para los gallegos de entonces fueron Alemania, Suiza y Reino Unido,  además de Holanda, Bélgica y Francia.

Los alumnos de MEMOGA también sufrieron en sus carnes o por conocidos los estragos de la emigración. En la grabación que aparece abajo, Rosario (Coirós, 1931), del Centro de Betanzos, nos explica cómo fue su experiencia cuando marchó junto a su marido al Reino Unido para trabajar de sirvientes en una familia acomodada.

 

La siguiente riada emigratoria, la que afectó a partir de los años 70, tuvo como destino comunidades autónomas de la península que gozaban de mayor prosperidad. País Vasco, Cataluña, Madrid… Era una época donde había una gran demanda de empleo, lo que hizo que muchos integrantes de la misma familia marcharan a la misma zona, produciendo de nuevo, el correspondiente efecto llamada.

Conozco una anécdota relacionada con este último punto que viene a demostrar la dimensión de este efecto llamada. Se produjo un verano que acudí junto a un compañero de “Cantigas e Agarimos” a realizar una “recollida” por la zona de los “Ancares”. Por “recollida” se entiende una forma de registrar en vídeo los cantos y bailes característicos de una zona. En definitiva, un estudio de campo etnomusicológico. Pues bien, paseando por los diferentes pueblos de los Ancares, en pleno mes de agosto, me llamó mucho la atención ver un gran número de taxis de Barcelona aparcados en las casas. Está visto que, en aquellos años, cuando alguien de la zona marchó a la capital catalana, y viendo que prosperaba, muchos otros decidieran (por imitación o parentesco) probar la misma suerte. Resultado: concentración rural de taxis blancos y amarillos en pleno agosto.

De lo que sí goza Galicia es de una ferviente actividad cultural en la diáspora. La Galicia exterior, muy tenida en cuenta en las partidas presupuestarias (no en vano, también son votos), cuenta con numerosos grupos que han querido mantener viva la cultura propia o la de sus antepasados.

Ya en la mitad del siglo pasado, con la llegada de los exiliados políticos, la actividad cultural y política creció notablemente, como continuación de la labor que se estaba desarrollando en la Península en los años precedentes a la Guerra. Se fundaron Patronatos de Cultura en diferentes países, se crea el “Instituto Arxentino da Cultura Galega” y el “Consello de Galiza” de carácter político. La producción cultural fue amplísima: programas de radio en gallego, conferencias, publicaciones de libros y revistas…

Las editoriales fundadas por los emigrantes permitieron que salieran a la luz pública sus creaciones literarias y de investigación, ensayos políticos, las obras de los clásicos, etc.
Las revistas se convirtieron en uno de los medios de comunicación más común en las colectividades gallegas, además de algunos periódicos: Galeuzka (1954, Buenos Aires), Vieiros (1959, México) y Galiza Emigrante.

Argentina jugó el papel de capital espiritual de Galicia. Allí se realizó un enorme trabajo de la mano de hombres de la talla de Castelao, Blanco Amor, Luis Seoane, Lorenzo Varela, Rafael Dieste o Lois Tobío.
A la radio se le sacó mucho provecho para la difusión de los valores culturales gallegos y del pensamiento galleguista. En Montevideo, el 3 de setiembre de 1950 salió al aire por vez primera el progama “Sempre en Galiza”, emitido íntegramente en gallego.

El paso del tiempo va siendo testigo del nacimiento de asociaciones, “irmandades”, sociedades y centros que reúnen los emigrantes gallegos como colectividad con carácter propio. El objetivo básico de estas agrupaciones es la protección de sus asociados frente a las grandes dificultades que se les presentaban en un medio ajeno. Sería interminable la lista de Centros y Casas de Galicia hoy activas a lo largo de la geografía.

El portal Galicia Aberta creado por la Secretaría Xeral de Emigración de la Xunta, nos puede dar una buena idea de ello.

Y como final de post: música de Fuxan os Ventos. Su canción, “iste vaise e aquel vaise” que ha dado título a esta entrada refleja una vez más la dureza y el desarraigo que genera tener que marchar lejos de la tierra que te vió nacer.

 

 

 

 

Vai lavar a cara, galopín

0
bg_fa_002020_19360401_00071_0002

Anuncio extraído de la revista “A.C.G. : revista mensual ilustrada del Auto-Aero Club de Galicia” (Años 30)

El aseo personal es otra de esas cosas que han cambiado radicalmente a lo largo de la vida de nuestros mayores de Galicia. Los hábitos de higiene, a falta de un espacio adecuado, eran más bien escasos. Era difícil ducharse a diario cuando en muchos casos no existía ni agua corriente en las casas. Mucho menos calentador de agua caliente. Hasta mediados de siglo las casas se construían sin cuarto de baño. Quien quisiera lavarse lo hacía “por parroquias”, es decir, hoy se lavaba en esta zona, mañana en aquella otra, con una palangana de agua calentada al fuego. Si el tiempo acompañaba estaba el río, pero lógicamente, ni el tiempo acompañaba ni todos tenían un río donde poder asearse.

Recuerdo que mi abuela siempre decía que no lavaran a su nieta demasiado, que el agua era mala para la piel. Y su razón tendría pues hoy en día, los pediatras tampoco recomiendan bañar a diario a los bebés.

En las casas de familias numerosas (la gran mayoría) el día del baño solía ser semanal. Y cuando eso ocurría, el mismo agua donde se bañaban los más pequeños servían para los más mayores. Al final pasaban por el mismo líquido todos los niños de la familia. Sin duda, un gran ejemplo de sostenibilidad de los recursos hídricos.

Yo recuerdo casas que se bañaban los mayores, se bañaban los pequeños y después con esa agua se limpiaba la casa. Como había que ir a buscar el agua a la fuente se aprovechaba hasta la última gota. ||NIEVES FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (1936, Monforte)

En muchas casas, a falta de cuarto de baño, existían unas trampillas que conectaban con la cuadra, que solía estar en el piso de abajo. De esta forma, podías deshacerte del contenido del orinal sin problemas y contribuir así a las reservas del abono que serviría para fertilizar las tierras pertenecientes a la casa. Otro ejemplo más de sostenibilidad, en este caso, de residuos orgánicos.

Unha vez eu estaba facendo de ventre polo burato que había encima da cuadra e lle caeu á vaca na cabeza. E non souberon nada ata que o irmán foi á corte e veu á vaca. Despois tiráronlle á cabeza un caldeiro de auga.|| DOLORES LÓPEZ LÓPEZ (1945, Ourense)

En el centro de Viveiro, hablando de los cuartos de baño, se generó esta conversación. Es de destacar la anécdota del invitado que se cayó por el agujero que conectaba con la cuadra.

 

Que no se contara con baño en la mayoría de las casas no significa que el invento no existiera ya. Por supuesto que había hoteles con baño, casas con baño y balnearios con baño (como el de la foto), pero durante la primera mitad del siglo XX el baño fue un lujo del que no pudo gozar cualquiera. Un capricho al alcance de una minoría.

a_toxa_00258

Foto: O Grove. Balneario de la Toja (Pontevedra) Phototypie J.Bienaimé [1901-1950?]

 

 

Serpientes que maman

0

“Matanza de culebras” Autor: Reinaldo Constenla Prado (Barro) Fuente: Publicación de Manuel Man en el grupo de Facebook: “Ollar Galicia. Fotografía Antiga”. Posiblemente años 50.

Seguramente todo el mundo recordará la que se lió en el programa “Sorpresa, Sorpresa” de Antena 3 allá por los años 90. En este show televisivo, presentado entonces por Concha Velasco, se retransmitían en directo sorpresas a los familiares y amigos de quien lo solicitara. En aquella ocasión, los padres de una adolescente quisieron sorprender a su hija, fan de Ricky Martín, metiéndolo en su armario. Los sorprendidos fueron ellos cuando vieron en directo cómo llegaba a su habitación, se untaba de mermelada los genitales y dejaba que su perro le limpiara el desaguisado a base de lambetazos y lenguaradas. La noticia se extendió como la pólvora (y eso que de aquella no habían redes sociales) y al día siguiente todo el mundo conocía a alguien que lo había visto pese a que nadie podía asegurar haberlo visionado personalmente. Este sorprendente rumor ha entrado a formar parte de la lista de leyendas urbanas más conocidas de nuestra historia colectiva.

Una leyenda urbana es una creencia popular que se sitúa en la época contemporánea y que consta de hechos inverosímiles o difíciles de creer que son tomados como ciertos. Suelen ser historias que se cuentan de boca en boca o por otros medios más modernos de comunicación y cuya característica principal es que la fuente que la originó suele ser alguien cercano, un amigo, un conocido o un familiar.

Esta entrada aborda precisamente este fenómeno, un caso que está en boca de todos, que todo el mundo conoce pero que nadie puede asegurar haber visto con sus propios ojos. Investigando, he podido descubrir que esta leyenda urbana no es propia de Galicia exclusivamente, sino que se extiende por toda Europa, en aquellas zonas donde predomina el trato con el ganado. También descubrí que esta creencia falsa se remonta muy lejos en el tiempo, pues ya hay incluso representaciones en capiteles de iglesias románicas.

De todo esto investigado os dejaré constancia más abajo. Pero quizás, para empezar, podríamos ver en qué consiste exactamente esta leyenda:

Se dice, y todo el mundo ha oído hablar de esto (lo cual muchas veces conduce a creer que es cierto) que en ocasiones las vacas, pese a no haber dado de amamantar a sus terneros ni haber sido ordeñadas por su dueño, aparecen con sus ubres vacías de leche. Cuando esto se ha repetido en más ocasiones, el dueño del animal ha comenzado a investigar, ha rebuscado entre el abono de la cuadra, ha remirado orificios y oberturas en paredes y ha llegado a la conclusión de que el causante de este robo lechero no era otra que una culebra o serpiente, que con su mamar dulce y sensible, chupaba de la teta de la vaca sin que esta se asustara ni mugiera extrañamente. Incluso se ha llegado a decir que la propia vaca llamaba por la serpiente, tal era el gusto que le generaba la succión. Se cuentan historias de pastores que han descubierto nidos de serpiente entre el abono de la cuadra, o incluso de haber visto directamente como la serpiente subía por la pierna de la vaca para alcanzar su premio.

Para dar con el ofidio, muchos coinciden en que la mejor manera es dejarle un plato de leche como cebo, para que así, una vez fuera de su escondite se le pueda dar muerte y finalizar así el problema.

La relación de la culebra con el animal no es única. Variantes de la leyenda han venido a relacionar esta clase de parasitismo con el propio humano. Se cuentan casos de culebras que han entrado dentro del aparato digestivo de una persona (igual que ocurre con las lombrices o la tenia) y que para sacarlas de allí se ha utilizado la técnica del platito de leche. Y también se cuenta, y esto es lo más sorprendente, que la serpiente, igual que mama de una vaca, puede mamar de una madre (mientras duerme, claro está) e incluso que puede engañar al bebé de la misma introduciendo la punta de su cola en la boca del niño a modo de chupete.

Hay referencias arquitectónicas en capiteles de iglesias románicas donde se pueden apreciar culebras o a veces algo parecido a una rana, colgando del pezón de la figura de una mujer. Lo que viene a dar que pensar que esta creencia viene de muy lejos.

josercid.REBORDANS. Tuy. Pontevedra. Galicia. Iglesia de San Bartolomé.

Autor: Josercid. Iglesia de San Bartolomeu (s.XI) Rebordáns, Tui (Pontevedra) Fuente: Flirck

Imágenes como esta se repiten en otras iglesias del territorio peninsular como la de Teza, en Burgos, la de Santa María La Real de Sangüesa en Navarra o la de Santa María de Yermo de Asturias.

A continuación tenéis los audios de MEMOGA que hablan en concreto de este tema. Llama la atención cómo la misma historia se repite en cada uno de los Centros donde se grabó. En cada relato se puede apreciar desde auténtica convicción hasta claro escepticismo:

Audición Centro de Ferrol

 

Audición Centro de Pontedeume

 

Audición Centro de Betanzos

 

Audición Centro de Lugo

 

Audición Centro de Monforte

 

Audición Centro de Ourense

 

De todo esto, me parece fascinante la forma como se ha ido transmitiendo la información de persona en persona. Cabe imaginar que la forma más común era la palabra, en aquella época en la que coincidir con alguien en un camino en dirección a un destino era escusa suficiente para entablar una conversación, en un tiempo en el que no existía televisión para impedir sentarse al final del día alrededor del fuego y compartir historias y anécdotas. Pero también ha habido otros medios, y en este caso en concreto no me extrañaría que los sermones eclesiásticos tuvieran también algo que ver, pues es patente la presencia de la historia en la religión católica a través de la arquitectura de la propia iglesia. Esto de informar a través de la escultura, es una forma de comunicar muy visual y acertada. En la noche de los tiempos, la mayoría de parroquianos no sabía ni leer pero acudían semanalmente al centro de culto. Cualquier publicista actual, hubiera asesorado al cura medieval recomendándole imágenes llamativas en un lugar de paso obligado. Por eso pórticos y capiteles son tan historiados. Hoy son bellas obras de arte, pero cuando fueron generados obraron como importantes contenidos publicitarios para apoyar y dar coherencia a lo que se iba a hablar más tarde dentro de aquel templo.

A parte de la palabra y la “publicidad” cristiana, esta historia ha tenido otras formas de hacerse más popular. Es el caso de artículos periodísticos en prensa (como nos comentaba una alumna en la anterior audición del centro de Lugo). Este ejemplo nos puede ayudar a entender que una noticia publicada en un periódico no tiene porqué ser forzosamente verídica. Aunque el periodismo tiene como principal cometido transmitir la información de forma fidedigna, el resultado no es siempre el deseado. Si se obvia la fuente y se aporta algo de cosecha propia o creencia popular, la noticia puede ser del todo desafortunada.

Me dio por investigar el tema que nos ocupa en la hemeroteca gallega y di con una noticia acontecida en 1928, que se cubrió desde diferentes periódicos y que me parece de gran importancia compartir aquí con vosotros para concluir con el tema. En la primera imagen podéis ver como trata la noticia El diario “El Compostelano”:

ElCompostelano29081928

Diario “El Compostelano”: 29 de Agosto de 1928

Es curioso que se pudiese comprobar que la serpiente subiese a la habitación de noche para extraer la leche del pecho de la mujer, cuando dicen que el propio marido la mató en el mismo almacén de alfalfa. También es interesante imaginar la forma como se comprobó que la serpiente, una vez muerta, se nutría de leche. Pero claro, un periódico es un periódico, y si además explica un caso que coincide con lo que he ido escuchando previamente, la coherencia de pensamiento es tal que más de uno lo creería a pies juntillas.

El Correo Gallego también se hizo eco de la noticia dos días más tarde:

ElCorreoGallego31081928

Diario “El Correo Gallego”: 31 de agosto de 1928

En este caso el periodista es más prudente y descarta dar como explicación cierta que la serpiente mamase de la mujer. En este caso, se enuncia como una simple sospecha.

Al cabo de unos meses, otro periodista, en este caso del “Diario de Pontevedra”, gastó tiempo y esfuerzo en contrastar con la fuente o al menos, con alguien cercano a la fuente. Su investigación dio su fruto, y pudo así escribir un acertado artículo donde desterraba el error. Os dejo el artículo íntegro que se publicó en dos entregas. Su trabajo no ayudó a corregir la creencia popular (la historia nos lo ha demostrado) pero a mí particularmente me ha ayudado a constatar lo peligroso que es el trato de la información y lo vulnerable que es el ser humano cuando, en vez de mostrar una actitud crítica y objetiva, se deja llevar por lo que quiere creer. Hoy pueden ser las culebras que maman y mañana los extranjeros que nos quitan el trabajo y la sanidad.

ElDiariodePontevedra03011929

ElDiariodePontevedra05011929

Periódico “El Diario de Pontevedra”: 3 y 5 de enero de 1929

Falcatruadas

0

Esta foto pertenece a Xosé Veiga Roel y se titula FALCATRUADA. Me encanta esta palabra en gallego. Su traducción viene a ser algo así como “travesura”, las que solían realizar los niños en su descubrimiento del mundo y de sus normas. Travesuras que podían tener un buen o mal recibimiento por parte de sus víctimas aunque en ello también radicaba la emoción.

La violación de una norma, de forma moderada, es una acción necesaria y sana por parte de los integrantes de toda sociedad. Que uno o varios días al año se de licencia para realizar ciertas locuras que escapan del orden establecido ayuda a romper con la monotonía y, aunque parezca mentira, a establecer mejores lazos de unión entre la comunidad.

En el ámbito de nuestra Galicia rural, las fechas más propicias para estas bromas solían ser las del Carnaval (cualquiera que conozca el “Entroido” de Ourense podrá dar fe de esta afirmación) pero también se daban en la noche de San Juan cuando se permitían ciertos actos de vandalismo. Por ejemplo, que tu carro o la verja de tu casa desaparecieran de su sitio habitual para hacerlo en cualquier inhóspito o inaccesible lugar de la parroquia. Pero quizás, el día más extendido para las bromas sea precisamente el de los Santos Inocentes, y no deja de ser paradójico, pues según la Biblia, ese día se conmemora la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén con la intención de así acabar con la vida del niño Jesús. Imagino que nada mejor para recordar tal masacre que hacerlo con un acto inocente (la broma) que es característico de los niños y que está cargado de sano humor. Inteligente y creativa forma de reivindicar, quizás deberíamos tomar ejemplo para aplicarlo en las manifestaciones de nuestro mundo actual.

Todos tendréis en mente la broma del famoso monigote que se pegaba en la espalda de viandantes despistados. Pero en la Galicia Rural se realizaban otras como por ejemplo inventar noticias falsas que causaran disgusto o noticias buenas que generaran decepción al descubrir que eran mentira. También se engañaba para que alguien acudiera a algún sitio sin que realmente hiciera falta o se le obligaba a realizar un fatigoso trabajo que luego era totalmente inútil. Había quien clavaba monedas en el suelo o le ataba un hilo a un billete para que quien lo encontrara se llevara un chasco o quien rellenaba paquetes con cosas pueriles y hasta asquerosas para que quien lo abriera se acordara de su madre.

A continuación escucharéis y leeréis ejemplos de las bromas que los alumnos de MEMOGA recuerdan de su infancia y juventud, esa época mágica e inocente que todos los niños del mundo deberían poder vivir con plenitud sin que ni un solo “Herodes” se la arrebate.

“A mi me hicieron una buena. Trabajábamos para un abogado que era
de Vigo y tenía una huerta enorme. Todos los días le llevábamos la leche.
Ese día, en vez de cargar leche nos metieron piedras. Yo le decía
a mi compañera: ¿será posible que pese tanto la leche hoy? Al rato
nos paramos para mirar lo que llevábamos y vimos la tina toda llena de
piedras”. Carmen (Pontevedra, 1944)

“Fixemos unha vez unhas roscas feitas coas cabezas dos nabos. Parecían
roscas e iámolas dando. Estaban rebozadas e parecían roscas
de verdade. En canto as metían na boca… “. Regina (Viveiro, 1925)

La siguiente audición pertenece al Centro de Ourense, en ella Elena (1934) explica una que hizo ella cuando era niña:

“E resulta que por Santos Inocentes, faciamos unha caixiña moi preparadiña e se cadra ibamos ao primer piso o ao segundo: Mire, está a señora abaixo e díxome que lle traiga este regaliño. ¿E como se chama? Pois non sei. Díxome, nena, fas o favor, subes arriba ao segundo piso e dáslle esta caixa. Díceslle que e dunha amiga. ¿E que iba na caixa? Pedras, hasta con permiso basura. Bueno. E despois nós sorriamos e diciamos, ay, Dios mío, cando abriran e que vexan… As veces nos daban unha cadela ou can de propina.”

Y en el Centro de Lugo también se habló del tema, es lo que escucharéis en este otro corte de audio:

“En tempos o periódico traía sempre unha inocentada. Houbo unha que en la epoca de Jorge Negrete, resulta que salía que chegava as 12 da mañá no tren á estación o dichoso Jorge Negrete. E todas as mulleres de Lugo estiveron alí na estación espera que te espera e Jorge Negrete non chegou e ainda non chegou. E fixeron outra, que se falaba que iban poñer un carrillón na catedral e que xa poñeran o carrillón e que as 12 da mañá se inaguraba e toda a plaza de Santa María chea mirando si tocaba o carrillón.” Antonio (Lugo, 1933)

Lo que dice Antonio sobre Jorge Negrete se puede corroborar en el blog de Paco Rivera donde se comenta la que se armó en los años cincuenta con esta inocentada. Además de aquella, hubo otras relacionadas con la Catedral como la que comenta Antonio o aquella otra, con fotomontaje incluído, que anunciaba que las torres de la catedral de Santa María habían caído. Al respecto, parece que anunciar la caída de torres también era bastante habitual, pues otra alumna del centro de Betanzos me comentó que a ella le habían intentado “colar” que la torre de Hércules se había caído.

Dado que el 28 está al caer, tened mucho cuidado con vuestra inocencia y a disfrutar de esta tradición que aún sigue latente en nuestros días.

“A cada cerdo le llega su San Martín”

3
img_20181101_221156607074360.png

Foto: Propiedad de Carmiña Tinoca. Autor: Xosé Vázquez Arias “O Rizo” Fuente: www.aquelacelanova.es Localización: Rúa de Abaixo (Celanova) c.a 1960

Tarde o temprano llega el momento. No es agradable para los habitantes de la casa porque quien más o quien menos le ha cogido cariño a ese animal que te mira y parece que piense. Desde que lo adquirimos en la feria, hemos estado durante casi un año alimentándolo bien para que se cebara, le hemos dado paseos por la “eira” y le hemos tratado a cuerpo de rey. Hasta le hemos puesto nombre y lo hemos protegido de la envidia y el mal de ojo poniendo un amuleto en su corte. Pero todo 11 de noviembre llega. Ya comienza a hacer frío y en casa, la familia, necesita un aporte extra de proteína en la alimentación para hacer frente al invierno que se acerca y que no sólo se puede pasar con un caldo de verduras o unas castañas con leche. La despensa ya no tiene chorizos, el lacón se acabó hace tiempo y del jamón solo queda un hueso rancio que hará su última función sumergido en el último caldo que por no llevar ya no lleva ni unto.

Es por esto, porque el hambre aprieta, por lo que nuestro apreciado cochino pasará a mejor vida y nos dará, con su sacrificio, la vida que le quitamos. El día de matanza será una fiesta, invitaremos a familiares y haremos filloas de sangre, a ver si así evitamos que los más pequeños acaben con anemia, que están en tiempo de crecer y no siempre reciben la mejor alimentación.

Hablar de la matanza con los alumnos de MEMOGA es una experiencia donde siempre aprendes. Ellos vivieron esos años donde se mataba para comer y cualquier sacrificio del animal de la casa estaba justificado pues eran muchas las bocas que alimentar. Era necesario llenar la despensa sobretodo en una estación del año donde no era fácil encontrar alimento.

El audio de este Post dura bastante tiempo, lo reconozco. Es del Centro de Betanzos, en un día que vinieron pocos alumnos: en la conversación sólo participan Rosario (Coirós, 1931) y Felipe (Oza de los Ríos, 1937). Quizás gracias a ello la conversación se hizo más fluida y nítida. Es así como pude saber que si el matarife no era muy diestro en su faena el cerdo podía arrancar a correr con el cuchillo clavado, que los cerdos comían todo lo que pudieran y más con tal de llegar cebados a su sacrificio, que del cerdo todo se aprovecha, conocí la diferencia entre sebo y unto, o la manera de hacer que un jamón no se echara a perder por culpa de la dichosa mosca.

Este audio es muy largo pero no he visto por donde recortarlo, todo me parecía interesante, por eso lo cuelgo tal cual. De esta forma, os podéis hacer también una idea de como era la parte inicial de una sesión de MEMOGA, en la que conversábamos sobre el tema del día apoyados en material visual (fotos) y también material oral (textos sobre el tema que introducía dentro de las conversaciones para estimular el recuerdo de los participantes). Para haceros más amena la escucha os muestro parte de ese material gráfico que me servía de apoyo para reconducir la sesión. Disfrutadlo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Magosto

0

 

Foto: Recolectando castañas de los “ouriceiros”. San Antolín de Ibias, c.a 1930. Walter Ebeling.

En Galicia hay castaños centenarios que, si pudieran hablar, nos explicarían con todo detalle escenas como la que se puede apreciar en la imagen. Durante generaciones, los gallegos, y en general, todos los habitantes de la cornisa cantábrica, se dirigían al bosque por estas fechas con la intención de recolectar un alimento que formaría parte de su dieta básica durante todo el invierno. Los castaños que habitan los bosques han sido testigos de esta tradición que se repite cada otoño y que contaba con una importante organización, pues de llevarla a cabo con éxito o no dependía el poder pasar los rigores del invierno con el estómago más o menos lleno. En el siguiente corte de audio, José, del Centro de A Coruña y natural de As Nogáis (Lugo), nos relata como era esta escena anual, en la que los hombres se dedicaban a subir a los castaños y sacudirlos con varas para hacer caer los erizos que después, y con la ayuda de las mujeres, se recogían y depositaban en los “ouriceiros”.

 

José (As Nogáis, 1936): “Lle chamaban ouriceiros e eran una especie de fornos cerrados, o sea, unos círculos, como un depósito. Alí sacudíanse as castañas, se botaban en aqueles ouriceiros e alí curtían. Chovía por elas. Poñíaselles por encima unhas ramas para que pasara a auga e os ourizos ían pudrindo, sen estropear a castaña porque a cascara da castaña e moi dura e non lle afecta aunque esté húmida. Hasta que estaban curtidas. Para despois sacalas cando pasaba cerca de un mes, despois de chover en elas. Entonces se estendían. Ao redor do ouriceiro normalmente era un sitio raso. Non había parte leñosa. E alí se estendía e entonces dúas ou tres persoas os pisaban porque os ourizos estaban blandiños e ían quedando. Despois cunha especie de horquilla se ían arrastrando, se ían movendo, quitándolle os ourizos e quedaban case limpas.”

“Aquello era una juerga, empezaban a cantar en los árboles los hombres y las mujeres. Sobretodo eran los hombres los que subían a los árboles a sacudir. Yo no sé si era para disimular el miedo, pero se cantaba siempre. Las chicas iban para apañar los ourizos y los metían en los ouriceiros”.

Aparte de las castañas que se quedaban en los “ouriceiros” para curtirse y ser recogidas al cabo de un tiempo, había otras que marchaban para casa, metidas en cestos. En la siguiente imagen podemos apreciar esa escena. En este caso, la pareja se dirige a su casa con el cesto lleno a la cabeza, barruntando quizás sobre cual será la mejor manera de consumirlas, si asadas, cocidas, con leche, o simplemente crudas.

Foto: A Ermida, A Pastoriza, c.a 1930. Walter Ebeling.

 

Lo cierto es que, después de hablar con todos los alumnos de MEMOGA me quedó clara una cosa: antiguamente no se celebraba el Magosto un día en concreto como ocurre hoy en día. La época de castañas, gracias a las diferentes formas de conservarlas se podía prolongar durante todo el invierno, así que se consumían siempre que se podía. Podríamos decir que por Magosto se entendía toda aquella celebración donde hubieran castañas de por medio pero esta no tenía que ser precisamente el día 31 de octubre. Sobre este tema hablamos en el siguiente corte de audio, que fue registrado en el  Centro de Betanzos:

 

Rosario (Coirós, 1931): “En Espenuca vivían los Corrales y se recogía el maíz. Lo echaban en un arcón e íbamos los vecinos todos a ayudar a deshojar el maíz y al final ellos nos hacían un magosto.”

Felipe (Oza de los Ríos, 1936): “En mi parroquia las castañas se usaban como medios de sobrevivir, más que como fiesta. Es decir, se comían a diario cuando las habían. Cuando las había se aprovechaban todas, no se perdía una castaña. Ya podía estar el castaño donde fuera que no se perdía.”

Petronilo (León, 1930): “En la calle de Nuestra Señora, la que va al cementerio, había antes de llegar a la iglesia, en las tres casas anteriores había un campito adosado a las viviendas que tenía castaños. Ya las que cogíamos en el suelo ya no podíamos esperar a que cayeran ni tirarlas porque había muchas. Pero se comían todas y aún faltaban castañas.”

Como habéis podido escuchar en el audio, existen muchas formas diferentes de consumir las castañas. En el libro Antropoloxía de Galicia de Xosé Ramón Mariño Ferro podemos encontrar alguna idea más:

“Para cocelas, primeiro destónanas e logo bótanas nunha pota con auga e fiúncho ou nébeda. Nalgunhas casas cócenas nun pote especial, panzudo e máis ou menos grande, e alí, a carón do lume, quedan ata que se acaban; cando algúen ten fame, achégase ó pote e come. Escórrenas nun cesto, nun cribo ou nun escoadoiro destinado a ese fin. Ás cocidas coa casca chámanlles zonchos. En Mondoñedo adoitan enfialos en colares que logo van comendo.

Ás veces as castañas cocidas con nébeda quítanas do lume a medio cocer, tíranlle-la tona interna e acaban de cocelas en leite. O almorzo e a cea de moitos ancareses consiste, precisamente, en castañas con leite.

Un prato invernal moi apreciado, sobre todo en certas bisbarras luguesas, é o caldo de castañas frescas ou maias. Pélanas, férvenas en auga con sal el, así que sufriron unha fervura, tíranlle-la monda interior e pártenas á metade. Despois póñenas de novo a ferver nunha auga limpa, cunha cebola e un dente de allo, acompañados, ás veces, por un anaco de touciño, unha orella ou unhas pingas de vinagre. Hai variantes, como as de Pallares de Melide, onde cocen coas castañas un par de chanfainas e algo de touciño; logo, comen a carne coas castañas e na auga do caldo fan unhas sopas de pan.”  

Para terminar, me gustaría destacar una curiosa forma de mantener entretenidos a los niños en la jornada del día de todos los Santos, cuando todo el mundo acudía a los cementerios para visitar las tumbas y muchos podrían acabar aburriéndose. Esta costumbre la pude escuchar sobretodo en los alumnos que habían vivido en el norte de Galicia y consistía en lo siguiente:

Ana (Santander, 1928): “Yo lo que me acuerdo de pequeña en mi casa, cuando vivía en Coruña, es que mi madre hacía buñuelos y torrijas. Luego se cocían las castañas con piel y después se comían. Hacíamos collares y pulseras de castañas y los llevábamos puestos. Entonces íbamos a los cementerios comiendo castañas de una en una”

Rosario (Coirós, 1931): “En mi casa, el primero de noviembre cocíamos unas castañas con la piel y hacíamos collares. Los niños salíamos con esos collares de castaña y las íbamos comiendo.”

Marina (Villalba, 1934): “Hacíamos unos rosarios con castañas cocidas, nos los colgábamos y presumíamos.” 

Vamos a disfrutar del otoño. Llegó el frío, llegaron las castañas y es hora de comerlas. Ya sean asadas, cocidas, con leche, pilongas o con “ronco”. Buen provecho. ¡Y feliz Magosto a todos!

Apaga o candil

0

Este fin de semana toca cambiar la hora otra vez. En este caso, se trata de retrasar el reloj, por lo que amanecerá y anochecerá una hora antes. Para muchos, esta práctica es algo con lo que hemos convivido durante toda la vida, pero lo cierto es que las personas que nacieron en la primera mitad del s.XX no se toparon con esta práctica hasta bien entrada su edad adulta. En España llevamos cambiando la hora sólo desde 1974, cuando la crisis del petroleo obligó a algunos países a tomar esta medida para ahorrar en electricidad e iluminación. Este año la polémica ha sido más intensa que en otras ocasiones porque a punto hemos estado de acabar con esta tradición. Por el momento todo seguirá igual pero es posible que en muy pocos años recuperemos el mismo horario que se tuvo durante gran parte del siglo pasado.

Foto: La llegada de la luz. Caamaño. c.a 1930

La electricidad fue uno de esos inventos que consiguió cambiar por completo la forma de vivir el día a día en una Galicia que llevaba siglos sumida entre sombras y tinieblas. Con la llegada de la luz, como comenté en este post, la Santa Compaña tenía los días contados. Pero la historia está hecha de periodos largos y tediosos. O al menos la historia de antes, que se movía a un ritmo lento y pausado. Así, la luz llegó despacio y de forma poco uniforme, primero en las grandes ciudades y más tarde a zonas más remotas y rurales. En algunas ocasiones, algunas aldeas contaban con luz antes que otras gracias a algún vecino que, con buenos conocimientos, utilizaba un molino como generador para asombro de muchos de sus convecinos.

La gran mayoría de los alumnos de MEMOGA recuerdan una infancia sin electricidad, en la que tenían que hacer uso de lámparas de carburo, candiles, faroles a gas, velas, quinqués… Estos sistemas de iluminación fueron conviviendo junto a la electricidad durante años. En el siguiente corte de audio, los alumnos de Monforte de Lemos explican cómo se iluminaban antes de que las bombillas comenzaran a ser frecuentes:


 

En los siguientes dibujos del etnógrafo Xaquín Lorenzo podéis ver diferentes sistemas de iluminación, entre los que se encuentran los que han comentado los alumnos.

img_20181012_1809031222401341.jpg

img_20181012_1811041294818205.jpg

La electricidad y su propagación a través de las aldeas  generó un sinfín de anécdotas a lo largo de toda la geografía de la comunidad. En el siguiente relato podemos ver lo que le pasó alguien en su primera experiencia con la luz eléctrica:

Despois da guerra, empezou a chegar a electricidade á maioría das aldeas galegas. E así foi cómo o pobre Trujillo, cos seus vinte anos encima, que nunca antes saíra da súa aldea, ó ir durmir a unha pensión en Silleda, cando subía para o cuarto, o pousadeiro lle dixo que se lembrara de apagar a luz. Pois ben, o infeliz mozo, aquela noite, non pegou ollo, xa que a pasou soprándolle á bombilla, sen, por suposto, conseguir apagala. Esto é unha anécdota real. Coñecín o mozo, ó que tratei moitos anos.” Extraído de “Galicia no recordo”. Fernando Lorenzo Rey.

El hecho de que hubiese llegado la luz no implicaba que estuviera todo solucionado. Al contrario, había un largo camino que recorrer perfeccionando cada vez la calidad de la instalación:

“Por se fora pouco, como as concesións eléctricas as daba por trinta ou corenta anos, revertendo despois as instalacións en favor das fábricas, os concesionarios non puñan os cables axeitados, e moito menos os transformadores, resultando que, se se prendían moitas luces na aldea ó mesmo tempo, as lámpadas iluminaban menos que un candil. E non pensedes que había luces que iluminaban os camiños das aldeas. Cando nelas pola noite se tiña que ir dunha casa a outra, se non se vía co resplandor da lúa, simplemente, no mellor dos casos, iluminábanse cun farol, ou collíase un bo tizón do lume e, abanando, daba claridade suficiente para non tropezar coas pedras do camiño e dar cos fuciños no chan.” Extraído de “Galicia no recordo”. Fernando Lorenzo Rey.

Junto a la luz eléctrica también llegó el uso de los electrodomésticos. En el mejor de los casos la gente sabía cómo hacerlos funcionar pero no acababan de comprender cómo era posible que de una caja pequeña llamada radio se pudiera escuchar a la gente hablando. Algunos alumnos me comentaban que, viendo aquello de pequeños, se ponían a mirar la radio por todos los lados buscando la puerta por donde habían metido a aquellas personas. En el peor de los casos, la gente compraba electrodomésticos obviando un pequeño detalle:

“Tamén se deron casos de paisanos que foron ás vilas e mercaron radios, devolvéndoos ós poucos días dicindo que non funcionaban. O tendeiro, diante deles, enchufaba o aparello, e funcionaba perfectamente. Entón preguntáballe se o enchufara ben, e a resposta era sempre a mesma: que na aldea non había electricidade.” Extraído de “Galicia no recordo”. Fernando Lorenzo Rey.

 

Los “Fazais”

0

 

1024px-Hieronymus_Bosch_051

“El Prestidigitador y el ratero” Atribuido a El Bosco, 1502 o posterior.

Una de las profesiones más antiguas (y la imagen nos lo demuestra) es la de embaucador de inocentes e ingenuos. En esta imagen atribuida a el Bosco, vemos como un individuo absorto en el discurso del charlatán, perderá la bolsa de sus dineros a manos de un habilidoso y disimulado ladrón.

En Galicia, como en todos sitios, existieron y existen grupos de dudosa honestidad que, aprovechando las concentraciones de gente y los lugares donde se mueve dinero, lanzaban su caña con verdadera arte para pescar el jornal ajeno.

Ahora que es tiempo de San Froilán y la ciudad es un hervidero de gente, viene al pelo hablar en este post de los “Fazais”, una suerte de carteristas, trileros o charlatanes, que operaron en la ciudad allá por los años 40 y que aprovechaban precisamente fiestas como la de San Froilán o la feria de ganado para poner en práctica su labor.

Es fácil de imaginar lo tentadora y suculenta que podía ser para un carterista una feria de ganado a mediados del siglo pasado. De aquella, las transacciones económicas se pagaban al contado porque los ingresos a cuenta o pagos con tarjeta eran aún perfectos desconocidos. De esto estábamos hablando en en Centro de Lugo cuando salió el tema de los “Fazais”:

 

Jesús (A Coruña, 1942): “Aquí en Lugo había unos personajes muy típicos, la gente de Lugo tal vez los conozca, que se llamaban los “Fazais”. Yo he tenido el privilegio de vivir al lado de la muralla, yo era un criajo, son recuerdos de la infancia que tengo, y los veía subir por la rampa y había siempre un cebo: un señor que estaba allí jugando a la baraja. Yo les veía desde la ventana de mi casa ahí jugando a la baraja, y llegaba el paisano de turno que había vendido la vaca, con la cartera así y le decían verdaderas perrerías. Entonces el índice cultural era muy bajo, igual le decían que si había visto volar un buey. La cosa era decir cualquier cosa para llamarle la atención al individuo. Iban paseando desde la muralla y veían dos tíos jugando la pasta y uno ganaba la ostia. ¡Pero este no sabe jugar!, le decía el gancho. Y el paisano empezaba a retorcer la gorra. Claro, normalmente la gente en aquel entonces iba a la taberna y había fama de los buenos jugadores y decía, joder pero este no tiene ni idea. El paisano se quedaba con la copla y veía que el otro ganaba y ganaba. Y le decía: ¡Eu si tivera cartos probaba, probe usted si ten cartos! Claro, el paisano se empezaba a meter allí y le dejaban sin cartos con dos o tres manos paliza a paliza y se marchaba algunas veces sin la vaca. Nosotros, desde casa, gritábamos: ¡Señores los Fazais! a los críos nos tenían verdadero odio y rabia porque descubríamos el pastel. Pero eran tan obcecados que ni oían ni nada. Y cantidad de gente. Aquí la muralla de Lugo se quedó sin pasta”

Tal y como habéis podido escuchar, el mundo de las ferias era una auténtica selva donde tenías que lidiar, primeramente contra los tratantes que iban a ponerte mil y una escusas para no pagarte lo que valía tu animal, y más tarde cuando el bolsillo ya estaba lleno, contra carteristas y bandidos en el viaje de retorno a casa. Y en Lugo, además, no dejarte camelar por los “Fazais”.

Efectivamente, los “Fazais” debían su nombre a su lugar de origen. Una aldea muy cercana a Lugo. Era tan pequeña que no me extraña que la gente de bien que provenía de allí, se cuidara mucho de no revelar su origen, tal era la mala fama de los de Fazai. Está visto que actuaban siempre en grupo, con vigilantes que alertaban de peligros con la autoridad, con auténticos actores que sabían hacerse los tontos para animar a las víctimas a apostar su dinero y con verdaderos charlatanes que eran capaces de vender los árboles de la plaza Mayor (antigua plaza España), como dice José Manuel en el corte de audio.

prazamaior

Vista aérea Plaza Mayor de Lugo. Fuente: Pinterest (Majo Seijas)

De esto último se comenta que tal vez no fuera más que una leyenda urbana y que en realidad no existió tal incauto que llegara a creerse que le vendían los árboles de la plaza ni que se presentó allí con una sierra para comenzar a talarlos. Tal vez esto no se pueda demostrar nunca, pero a juzgar por la foto y dado que por aquel entonces la madera era un bien muy preciado como combustible, no es de extrañar que alguien creyera que había hecho el negocio del siglo.

Si queréis saber un poco más sobre estos personajes son interesantes estos comentarios extraídos del blog del periodista lucense Paco Rivera. En cualquier caso, y sobretodo si vais a comer el pulpo al San Froilán, ¡tened mucho cuidado con vuestras carteras!

 

 

La suerte del pajarito

3
img_20180815_1515392141902065.jpg

Foto Bene c.a 1950

Esta foto de mediados del s.XX es una auténtica llave para abrir los recuerdos de aquellos que presenciaron las ferias y romerías del siglo pasado en Galicia. Lo que vemos en ella es ni más ni menos que una jaula abierta de la cual sale un pájaro amaestrado. Esta inocente ave, que lo único que ansiaba era recibir como premio un cañamón, nunca fue consciente de las innumerables esperanzas e ilusiones que la gente depositaba en ella. Una alumna explicaba que conoció a una persona cuyo marido había emigrado a Cuba. Emigrar por aquel entonces suponía marchar muy lejos y no tener noticias ni forma de comunicarte con los tuyos durante mucho tiempo. En ocasiones, incluso, la distancia física y emocional era tal, que el emigrado comenzaba una nueva vida desde cero, olvidándose de los que dejó en Galicia y formando una nueva familia. El caso es que esta señora no tenía noticias de su marido desde hacía meses. Seguramente las malas lenguas en la aldea ya la estuvieran coronando con una cornamenta monumental, pero ella nunca perdía la ocasión, cada vez que acudía a la feria, de consultar a aquel pajarito con la esperanza de que él sí le pudiera decir algo de su marido. Cliente fiel de aquel tenderete, se dirigía a la dueña del pájaro, le pagaba lo estipulado y con la emoción contenida esperaba a que aquel animal saliera de la jaula y pacientemente eligiese un papelito de los muchos que había en la bandeja que le ofreció la dueña. No sabemos cuantos intentos tuvo que hacer la pobre para encontrar un mensaje que le satisfaciera, pero finalmente el pajarito dio en el clavo con un mensaje donde le vaticinaba que un familiar cercano regresaría desde muy lejos después de mucho tiempo. Podéis imaginar la alegría que aquellas palabras generaron en alguien que llevaba tanto tiempo esperándolas. Alegría que se transformó en desilusión, incertidumbre y desesperación cuando los días que sucedieron a la noticia aviar no trajeron ni a familiar cercano ni a familiar lejano. Es posible que aquel pájaro perdiera una clienta con el paso del tiempo, ese es el riesgo cuando juegas con el sentimiento de las personas.

En el siguiente corte de audio los alumnos del Centro de Lugo nos explican otra anécdota relacionada con la suerte del pajarito:

 

Antonio (Lugo, 1933): “Dabas una peseta y entonces el pajarito salía de la jaula, cogía con el pico un papel y te lo daba. El pajarito salía porque la señora después le daba un grano de cañamón. Entonces leías lo que te ponía y voy a explicar una anécdota que le pasó a mi familia. Mi hermana iba con un primo mío y le salió que iba a recibir una herencia de un tío por parte de madre y no tenía más tío que el padre del primo que iba con ella. El otro se llevó un disgusto… y que le iba a morir el padre, y que le iba a morir el padre y que le iba a dejar la herencia a mi hermana. El padre al final murió con setenta y tantos años”.

La popularidad de esta atracción de feria se da por hecho cuando hablas con tantos gallegos que la recuerdan. En la siguiente foto extraída del Archivo Histórico Provincial de Lugo,  podemos ver otro ejemplo de esta atracción.

img_20180929_174005302523732.jpg

Foto: Lugo, 1962. José Luís Vega Fernández

No fue, sin embargo, algo exclusivo de Galicia. En una ocasión hablé con una persona mayor que me confirmó que ella también lo había visto en la Rambla de Barcelona hacía muchos años. Cuando me puse a investigar por internet, encontré un precioso documento que demuestra que así fue:

pajaritodelasuerte1

pajaritodelasuerte2

Fuente: http://www.todocoleccion.net Vendedor: santvictor26

 No sé vosotros, pero yo no puedo remediar ver cierto paralelismo entre esto y el horóscopo de nuestros días.

Al seguir buscando por internet descubrí también que en México se atribuyen el origen de esta tradición. Allí aún hay familias que llevan toda una vida dedicándose al adiestramiento de canarios pero por lo visto, es algo que ya no va en aumento y está en vías de desaparición igual que desapareció en nuestro país. Siempre he pensado que, para presenciar ciertas manifestaciones culturales de nuestro pasado no hace falta viajar en el tiempo, simplemente tienes que viajar a otro país. Este sería un ejemplo de ello. Mirad este vídeo donde se entrevista a uno de estos “domadores” de canarios. No parecen haber tantas diferencias entre unos países y otros, ¿no?.