¡Mira que eres linda!

0

Moza na romería de San Fins de Castro. Ca. 40-50 Foto: José Vidal. Fuente: María Jesús Vázquez. Grupo de Facebook «Ollar Galicia»

Aunque la belleza sea algo que todos consideramos cosa fácil de identificar, el asunto no es tan sencillo como parece. Y es que lo que unos consideran bello, otros lo pueden considerar aberrante.

Si miramos en el diccionario qué es el “canon de belleza”, leeremos algo así como: “conjunto de características que una sociedad considera convencionalmente como hermoso o atractivo, sea una persona o un objeto”. Lo más curioso de todo ello es que el canon de belleza es distinto según la cultura, y aún dentro de ella, según la época histórica a la que pertenezca.

Para comprobar cómo ha cambiado el canon de belleza en nuestro cultura solo tenemos que pasearnos por un museo donde haya pinturas anteriores a nuestro siglo. Por ejemplo, si vamos al Prado y vemos “Las tres gracias” de Rubens podemos comprobar que en el s.XVII la hermosura femenina era más apreciada cuando una mujer era boluminosa y entrada en carnes.

lastresgarcias

“Las tres gracias”, pintura de estilo barroco de Pedro Pablo Rubens, 1636-1639

Cuatrocientos años después, en pleno s.XXI, si escribimos en el buscador de Google: “mujeres guapas” seguramente esta no sea la primera imagen que aparezca. Podríamos hacer la misma prueba con el género masculino y comprobaríamos que las diferencias también son evidentes.

Pero no hace falta dar un salto de cuatro siglos para encontrar diferencias. Si preguntamos a los alumnos de MEMOGA podremos comprobar que, cuando les tocó ser jóvenes y fijarse en el sexo contrario, las cosas que se valoraban eran significativamente diferentes a las que se valoran hoy en día. Esta es la conversación que se generó en el centro de Lugo, cuando les pregunté sobre cual era el canon de belleza femenino y masculino en la época que les tocó “mocear”:

 

Para propiciar recuerdos en esta materia, además de realizar las preguntas pertinentes, eché mano del tomo “Los ritos sociales de la Galicia tradicional” de la Gran Biblioteca temática de Galicia donde se dice lo siguiente sobre la belleza masculina y femenina:

Para ellos, el ideal de belleza lo representaba la mujer de piel blanca, mejillas rosadas y de cuerpo no excesivamente delgado, pero con una estrecha cintura:

“Eres branca como o leite,

vermella como o coral;

delgadiña da cintura

como unha dama real.”

Las virtudes que más se apreciaban eran la de ser trabajadora, discreta y que supiese cocinar.

En el hombre también se valora la piel blanca, así como que sea trabajador, valiente y honrado. Mientras tanto, aquellos económicamente débiles, o los que tenían defectos físicos que le impedían trabajar no eran queridos por las muchachas. Lo que no se perdonaba era que fuese vago:

“Adiós, miña miniña,

terra fría non da pan;

vale mais quedar solteira

que casar cun balandrán.”

Sean rubi@s o moren@s, hablar de este tema con las personas mayores es un buen recurso que genera un gran abanico de recuerdos positivos y que nos permiten conocer una faceta desconocida de ellos. ¿A quién no le gusta hablar de viejos amores?

 

Batallas campales

0
img_20190111_085137873881512.png

Foto: Niños del colegio de la rúa Herrerias (A Coruña). Autor: Alberto Martí. Fuente: Grupo de Facebook “Ollar Galicia” colgada por María Jesús Vázquez Castro

¿Crees que podría existir algún día un mundo en paz como aquel que describía John Lennon en su canción “Imagine”? Tal vez, no pierdo la esperanza, pero para lograrlo necesitaríamos cambiar mucho la forma que tenemos de interpretar la realidad y las amenazas que nos rodean. Volvemos de nuevo al cerebro. Ese órgano que busca reducir el consumo de energía y que prefiere rodearse de cosas conocidas, confortables y coherentes a su propio pensamiento, llegando a simplificar tanto lo más complejo que corre el peligro de pecar de intolerante. Y así nacen las guerras, las xenofobias y el miedo a lo diferente.

He aprendido, después de trabajar muchos años con personas afectadas por demencia, que la agresividad que manifiestan estos enfermos se produce cuando perciben una amenaza, es decir, cuando el miedo les obliga a ponerse en modo “lucha” para preservar su integridad. La dificultad que tienen de interpretar la realidad hace que “luchen” contra el que está intentando darle de comer, ducharlo o acostarlo. Incluso con alguien que le está aturullando con demasiadas preguntas o frases complejas. En realidad, esta persona no es agresiva. Se está defendiendo de una amenaza mal percibida.

En este sentido, no nos diferenciamos tanto los que aún mantenemos sano nuestro cerebro. Aunque en nuestro caso es más grave acabar agrediendo o sintiendo ira, ya que nosotros sí mantenemos aún la capacidad de decidir qué queremos pensar o no pudiendo interpretar la realidad sin dejarnos llevar por miedos y amenazas inexistentes. Creo que todo aquel que se deja llevar por pensamientos reduccionistas y totalitarios es un vago cerebral. Me refiero a todos estos partidos políticos radicales que no saben mantener la dirección y se acaban estampando en la siguiente curva, ya sea hacia la izquierda o hacia la derecha. Pero no les culpo, al fin y al cabo, yo mismo decía más arriba que el cerebro es vago por naturaleza.

Y mientras sigan las cosas así, el ser humano seguirá luchando por causas de tal trascendencia que bien le valgan una y mil batallas. Batallas que comienzan ya desde niños como un juego, cuando el individuo está desarrollando su personalidad y busca la pertenencia a un grupo, o lo que es lo mismo, la distancia respecto a aquello que siente como ajeno. De esta forma nacieron las batallas campales entre niños (y niñas), un fenómeno muy interesante que descubrí con los alumnos de MEMOGA y que he disfrutado investigando. En el siguiente corte de audio, Horacio nos explica esa forma de jugar tan bruta que tenían los niños. El escenario es la Compostela de los años 30, pero podríais imaginar cualquier escenario, pues allá donde hubiesen varios grupos de niños, una colina o extensión de terreno y montones de piedra, la batalla campal estaba asegurada.

 

Horacio (Santiago,1929): “En Santiago, a los de la rúa San Pedro, les llamaban los de los Estados Unidos y entonces los de San Caetano, Pastoriza, los de la calle Espíritu Santo, Calle de Abajo, calle de Arriba, Basquiños, pues nos retaban allá en la Almáciga a tirar piedras unos contra otros. Los de San Pedro tenían muy buenos tiradores. Además íbamos a ver si les cogíamos e íbamos con tijeras para ver si les cortábamos el pelo al rape.”

Esta información que transmite Horacio invita a viajar con la imaginación y los datos a ese Santiago de Compostela de principios del s.XX, más rural que urbano, donde los carros de bueyes se paseaban por delante de la catedral y cada jueves se celebraba la feria de ganado en la carballeira de Santa Susana. De hecho, esta carballeira es el escenario de la siguiente noticia de periódico, rescatada en la Hemeroteca, que describe una batalla entre bandos utilizando palos, piedras y navajas como armas.

elecodesantiago26051933

El Eco de Santiago. 26 de mayo de 1933

Si viajamos un poco más atrás en el tiempo, encontramos esta otra noticia donde se da cuenta de otra batalla infantil, en este caso, en el monte de la Trisca. Escenario similar al de la Almáciga (que nos relataba Horacio) o al de Santa Susana (de la anterior noticia).

gaceta de galicia diario de santiago. decano de la prensa de compostela num. 50 (03031879

Gaceta de Galicia. Diario de Santiago. 3 de Marzo de 1879

Parece que ya en aquella época los propios medios veían normal y habitual este tipo de “chiquilladas”. Llama la atención la insistencia de los combatientes en la batalla a pesar de la presencia de los agentes municipales. Seguramente, la emoción y la adrenalina de este juego les invitaba a seguir y seguir luchando a pesar del peligro de ser reprendidos por la autoridad o sus padres.

Los escenarios habituales eran montes, pero eso no quita que pudieran darse contiendas en lugares más públicos donde sin duda se generarían daños colaterales:

Manuela (Pontedeume, 1932): “A pedrada limpia participé una vez. Desde la plaza del pan hacia abajo tiré una piedra, rompí el cristal de un escaparate y ¡mi madre!… Vino el dueño, preguntó y todos dijimos que no habíamos sido. La culpa se la llevó un niño. Después la conciencia me remordía y le dije a una amiga que tenía que por favor fuera a decirle al señor que había sido yo. Al final el señor vino a mi casa y mi abuela tuvo que pagar el cristal. Menos mal que de aquella los cristales no era una luna grande. Eran cuatro cristales y fue uno solo. Y ya ves las guerras, unos niños que vinieron a meterse con nosotras y nosotras a pedrada limpia.”

En el siguiente corte de audio grabado en el Centro de Pontevedra, Raimundo (Cesures, 1933) y José (Vilasantar, 1948) también nos describen cómo era sus batallas campales cuando ellos eran niños:

 

José (Vilasantar, 1948): “Eu ía a unha escola unitaria onde eramos 40 rapaces. Para a batalla utilizabamos terróns. O máis curioso é que iamos falando amigablemente ata chegar ao campo de batalla. Cando chegabamos empezabamos a batalla. Despois volviamos todos como amigos.” 

Viendo de donde venimos, parece más fácil entender porqué la gente se pelea en los campos de fútbol, porqué disfrutamos tanto jugando al “paintball” o porqué existen las guerras entre bandas juveniles.  John, yo imaginar lo imagino pero de ahí a conseguirlo… creo que queda mucho camino.

 

El día de la tortilla

0
VIV41

Foto: Carmen Méndez Goás (1966)

En este fragmento, Carmen (Celeiro, 1939) del Centro de Viveiro, nos explica cómo se celebraba el día de la tortilla. Esta fiesta popular en Viveiro se hace el domingo anterior al Domingo de Ramos:

O dia das tortillas ven a ser o dia de San Lázaro, antes de domingo de Ramos. Pois onde se facía unha tortilla e a comiamos no campo. Antes pouco máis había que unha tortilla. Despois xa nos iamos facendo uns buñuelos, un “cake”… Mentres eramos chavaliñas íamos solas, nenas. Hasta estabamos na escola separados. Entonces, así que eramos máis grandes e había un rapaz que quería acompañarnos, nos pedía si podía vir na pandilla. Pasabámolo moi ben, era una festa típica de Viveiro. Inda hoxe se fai. Pero no íamos a “playa”, íamos todos ao campo. Faciamos churros toda a pandilla, faciamos buñuelos, faciamos tal, e todo isto era a escote. Se chovía comiámolo igual na casa, ou íamos a un café e no reservado comiamos a tortilla ou a tarta ou o que houbera.”

 

Bailes con “permite”

0

Foto: Xosé Vázquez “Rizo”

El baile con “permite” era una modalidad de baile donde existía la norma tácita de que se tenía que ceder la pareja en mitad del baile si así lo solicitaba el interesado. Vendría a ser algo parecido a estas reuniones para conocer gente que se hacen ahora en la que vas intercambiando cada poco tiempo tu interlocutor.

Es de imaginar que en estos bailes surgieran conflictos y malentendidos cuando el chico no quisiera ceder a su pareja a cualquier desconocido o cuando ella no quisiera soportar a un nuevo bailador.

Si la gente no aceptaba la norma, la disputa estaba asegurada. Así me lo explicó Josefa de Ourense (1921) cuando su hermano, que bailaba con ella, no quiso ceder el baile a un chico que así se lo pidió. Llegaron a las manos y finalmente fue ella la que le propinó tal manotazo al interesado que le tiró el sombrero al suelo. Según Josefa, aquella fiesta acabó con la clausura del baile por parte de la Guardia Civil y su hermano encerrado en los calabozos.

En la audición de MEMOGA, Jesús (A Coruña, 1942) y Divina del Centro de Lugo nos explican sus experiencias en este tipo de bailes:

“Eso lo he vivido, la verdad es que me extraño, he participado en el tema y todavía hoy me río. A mí me utilizaban de comodín. Había un chico que estaba enamorado de una chica y lo que se decía, si iba un tercero a pedirle le tocaba el brazo y decía: ¿permite? y tenía que dejarle la chica. Había una normativa. Dentro de la misma pieza un señor no podía ir dos veces a la misma chica. Podía ir este, este, el otro y eso, pero una persona dos veces no podía ir. Entonces aquel chico que estaba enamorado, me decía: vete tú y sácala y luego se la cedía a él. Eso daba origen a muchos problemas.”