La paletilla caída

Galicia fue, durante gran parte del s.XX una comunidad principalmente rural, donde las inclemencias del tiempo, las distancias y los pocos medios impedían, cuando se necesitaba, acudir a un médico que diera consulta en la capital del Concello. Por eso, y porque no siempre se disponía de dinero para consultar a un facultativo, se recurría a una serie de personajes que, con una práctica más o menos fundamentada, daban solución y remedio al mal que estuviera sufriendo el parroquiano.

VIV34

Foto: Carmen Méndez Goás

Estos curanderos, abanderados de la medicina popular, eran muy bien considerados por la gente de la aldea. Su sabiduría popular, mezcla de creencias religiosas, hechicería pagana y conocimientos sobre la capacidad curativa de plantas o elementos naturales, les ha llevado a sobrevivir hasta nuestros días, en parte al éxito de sus intervenciones, en parte a la transmisión del oficio que, como es el caso del personaje de la foto, se transmitió de padres a hijos.

Su nombre es Fidel de Bravos, y tuvo mucho éxito en su zona como “compoñedor” de huesos y como levantador de la famosa paletilla.

Quizás si preguntamos a alguien que nació en los últimos 20 o 30 años si sabe qué es tener la paletilla caída no encontrará respuesta a la pregunta. Sin embargo, para los alumnos de MEMOGA esta expresión era de lo más conocida. Había varios nombres para denominar este mal.

Los síntomas eran tan variados, que aún hoy en día le resulta complicado a un médico determinar qué enfermedad de manual es exactamente aquella paletilla caída. Los diferentes nombres como se conoce a la enfermedad, no hacen sino referencia a diversas partes del cuerpo. Según el doctor Cabaleiro Goás, “la paletilla puede identificarse con el apéndice xifoides, situado en el esternón, la espiñela, con el omóplato, el calleiro, con el estómago, y las asaduras con las vísceras de la cavidad abdominal.” (extraido de la Gran Enciclopedia Temática de Galicia).

La cuestión es que una persona aquejada por ansiedad, angustia, depresión, achaques tuberculosos, catarros crónicos o lesiones en el aparato digestivo podría estar sufriendo todo esto simplemente porque algo en su interior estaba fuera de sitio. Para poner remedio tendría que acudir a un compoñedor que, primeramente miraría si estaba aquejada por esta dolencia sentándola en una silla, con los pies descalzos y juntos. Si al estirar los brazos hacia delante palma contra palma, la longitud de los dedos no coincidía, estábamos indudablemente ante un caso severo de paletilla caída. Diagnóstico hecho, sólo quedaba aplicar el tratamiento.

Soluciones había tantas como compoñedores. Unas más sencillas que otras, unas más esotéricas que otras. Valga como ejemplo las que nos dan las alumnas del Centro de Viveiro, que, como podréis comprobar, saben mucho del tema. Una de ellas, Carmen, es la que me cedió la foto del “tío Fidel”. Dicen que una de sus técnicas era frotar las barbas contra las mujeres. En la audición hablan de él y también de sus herederos, los cuales continuaron la tradición. También podéis encontrar información de él en el siguiente artículo.

 

Regina (Orol, 1925): “Tiña una irmán que agora está en Montevideo, un pouco máis nova ca min, e andaba sempre ao canso, non estaba nada ben. E dicían, ao mellor está  enferma, chamábase someterse así do peito. E recórdome que onde está agora a estación do tren, aí non había aínda o tren e había una casa que, iso si que non recordo, si vivía alí o viña alí, unha señora que era algo así, algo curandeira. E lle dicían a mamá que porque non a traia alí, que porque non a traia alí e tróuxoa. Eu viñera tamén con ela. Eu recordo que a mandou tirarse así no suelo, tirou así un non sei que, unha manta o non sei. Mediuna cunha cinta métrica, e aínda non sei si seria cinta métrica, e aínda me parece que era un cordón e facían nudos, que sei eu. Mediulle, despois colleuna, botoulle as mans dela por diante e espileuna. E iso si que o sei, mandoulle que rezara, non sei cantos días, non sei que. O caso foi que miña irmá curou enseguida.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.